Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Machado Cabezas

La verdad de la bajada de impuestos

El inevitable recorte que sufrirá el Estado del bienestar si hay una rebaja fiscal

Existe la creencia bastante generalizada de que si se bajan los impuestos finalmente se dispone de más dinero para gastar. Esta idea generalmente es equivocada sobre todo en el caso de las rentas bajas y es alentada reiteradamente por los partidos políticos de derechas.

En España la presión fiscal es muy baja si la comparamos con la media europea, en concreto en torno a un 20% más baja y como consecuencia nuestro Estado del bienestar es mucho más débil. Salvo en pensiones, las cuales en España son más altas que en Europa, el resto de las prestaciones sociales tales como: sanidad, educación, justicia, ciencia, policía, etcétera, son bastante más bajas en España que la media europea.

Si se bajan los impuestos a cambio en algún sitio se deben recortar las prestaciones sociales y posteriormente los ciudadanos se verán perjudicados por ello. De qué me sirve pagar por ejemplo 100 euros menos al año en impuestos si luego debido al enorme retraso en pruebas diagnósticas sanitarias públicas me veo obligado a acudir a hacerlas a la sanidad privada y me gasto 200 euros en ellas. En este caso finalmente he perdido 100 euros. Insisto, la bajada de impuestos, sobre todo en el caso de las rentas bajas, con frecuencia supone disponer de menos renta final, diga lo que diga el partido de turno. Es muy fácil hacer el análisis demagógico, superficial y engañoso diciendo que si se bajan los impuestos queda más dinero para que el ciudadano decida libremente qué hacer con lo ahorrado. Esta afirmación olvida que a cambio el ciudadano tendrá peores servicios que probablemente, sobre todo si tiene bajos ingresos, tendrá que complementar con sus propios ahorros. A los ricos no les importa que la sanidad o la educación pública sean de baja calidad pues pueden pagar las correspondientes alternativas privadas, a quien perjudica la bajada de impuestos realmente es a las rentas más bajas.

Por ejemplo, la actual presidenta de la Comunidad de Madrid está anunciando en su campaña electoral, pretendiendo así engañar a quien se deje, que bajará los impuestos, pero no ha indicado a cambio dónde piensa recortar su presupuesto, quizá en su maltrecha sanidad. Por cierto, hasta el presente no ha presentado ningún presupuesto de la Comunidad solo se ha limitado a prorrogarlo.

Compartir el artículo

stats