Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Negacionismu lingüísticu

Les declaraciones antibablistes de Vox y el PP en Madrid

Un rapaz, al que nun se-y conoz méritu ningún profesional nin intelectual, que, va dos años, llegó a parlamentariu del Congresu de carambola, pa sustu de propios y estraños, col únicu encontu d’un apellíu con solera na alta burguesía asturiana, permitiose, estos díes, negar, dende l’estráu de la cámara de los representantes del pueblu español, la esistencia d’esta llingua na que yo escribo y usté lle. Y esi rapaz apellídase Figaredo, non Higueral. ¿Qué pensaríen de les sos palabres, que nun dexen de ser otra forma de negacionismu, aquellos antepasaos de Mieres (vergonzantes pa él, lo más seguro), decimonónicos, preindustriales, calzamadreñes, que llamaben figares a los árboles que, pal común de la xente, dan figos y, pa la familia d’él, amás, l’apellíu? Ún, que, de verdá, fai esfuerzos por entender a tol mundu, quinxo pensar, viendo la so intervención na tele, que decía lo que decía con honradez ignorante: ¡igual ye que nunca sintió, na so esquisita residencia de Xixón, ningún “ye”, nin “les fabes”, nin “frixuelu”, “gochu”, “repunante”, “prestoso”, “raitán”…! Porque, ya se sabe, pasaron aquellos tiempos cuando, peles casones burgueses d’estes tierres, poblaben criaes navetes o quirosanes cantusquiando tonada al colgá la ropa a secar o reñendo, nel bable del valle natal, a los infantes herederos revolvinos que llevantaben la tapa de les potes, na cocina. Esa esperiencia, lo más seguro, nun la tuvo’l congresista de Vox. Ya va años que, per eses mesmes cocines y enriba d’esos mesmos tendederos, suenen merengues y acentos andinos… Pero, qué va, desengáñate, Milio: ye que-y da vergüenza lo asturiano. A José María Figaredo Álvarez-Sala dámos-y vergüenza los asturianos que tovía guardamos un aquel, como l’idioma, que-y pueda recordá los remotos oríxenes rurales de la familia. José María Figaredo Álvarez-Sala diba tar más agusto nuna Asturies “ejqueante”, amadrileñada, cosmopaleta. A ún, ¡qué-y vamos facer!, abúlta-y que José María Figaredo Álvarez-Sala caga p’Asturies, consiéntame usté la espresión popular, por supuesto metafórica.

Ítem más. El Partido Popular rexistró, en Congresu, una iniciativa pa que la Cámara de la Plaza les Cortes refugue, a priori, una posible oficialidá de la llingua asturiana. Ye un brindis al sol, claro, “postureo” electoral. Ye poner el carru delantre los gües porque tovía nun se pronunció la Xunta Xeneral del Principáu. Pero, de toles maneres, trátase d’una absoluta falta de respetu a l’autonomía asturiana, al propiu conceptu d’Estáu autonómicu y, en consecuencia, a la Constitución. Amás, siempre habrá que se preguntar por qué los peligros pa la integridá d’España y el marafundiu económicu que’l PP albidra na cooficialidá asturiana nun esisten, polo visto, col gallego, y la única razón que se-y ocurre a ún ye que la finca pal oeste del Eo ye d’ellos y nun s’enreda colo de casa. En cambiu, la despreocupación cola que proponen en Madrid una medida que bien d’asturianos pueden considerar insultante da a entender que la cúpula del partíu nun apuesta un duru poles posibilidaes electorales que-yos ofrez la so candidata local. ¡Qué papelón el Teresa Mallada nesti asuntu! Porque ún camienta qu’ella, de Cabanaquinta y con una procedencia familiar y una trayectoria personal apegaes al país, seguro que sí tien la oreya más fecha al idioma vernáculu que’l chaval de los Figaredo. Y, agora, lo que-y toca ye servir munición cola qu’una riojana y un paletín, en Madrid, disparen contra’l Gobiernu d’España pretendiendo prescribir qué ye lo que-nos convién o non a los asturianos, que debemos ser menores d’edá, y cuál ye’l nivel que merecen la nuestra dignidá cultural y la herencia lingüística de los nuestros mayores, paez ser qu’animales que producíen fonaciones incongruentes, non seres humanos dotaos de cualidaes verbales, como los castellanos.

Y too esto, lo mesmo les negaciones del rapacín de Vox que’l colonialismu del PP, xuégase xusto agora, na campaña electoral madrileña, pa que cebe, un plizquín más, el nacionalismu centrípetu que tanto prende l’ánimu del elector capitalín emotivu, irracional. Nun hai muestra más clara del probe papel que representa Asturies pa estes sigles, pieza menor, insignificante, sacrificable al serviciu de la causa que realmente cuenta: la Puerta’l Sol. ¡Qué vergüenza! ¿Qué dirá’l futuru, per estos valles, de Figaredo o de Mallada, si ye que d’ellos s’acuerda? Cosa improbable, tamién ye verdá. Amás, cagarán tamién pal futuru.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats