Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maxi Rodriguez

Parando en Villalpando

Maxi Rodríguez

Fatiga pandémica

Olas que vienen y van

–¿Ónde vas, Armandín?

–Si el bichu mos trae más olas, habrá que surfealas.

–Pero…

–¡Talosgüevos, Lisardo! ¡Un añu aguantando marea! ¡Un añu!

–Escucha...

–¡Tanto remar, tanto remar…!

–¿Tas bien, Armando? ¿Seguro que tas bien, ho?

–¡Qué sé yo ya…!

–¡Nun queda ná! En un par de meses…

–¡La cuarta ola surféola yo!

–¡Aguanta, ho! ¡El últimu tirón! Cola primavera, el sol, la vacunación...

–Que yo pasé mucho, Lisardo, que voi mui al límite, cuidao, eh. ¡Cuidao!

–Pero...

–Que tuvi tres meses lavando plátanos, que limpiaba con lejía la compra del súper, cuidao, que puse una mampara na cocina…

–Bueno, pero…

–Que yo vi al ejército fumigando delante mi casa, ¡cuidao!, que desescalé como pude y separeme por cuernos perimetrales, ¡cuidao!

–Pero…

–Que yo consumí en terraza, luego en barra, fui vegano, dejé la bebida, esnifé pegamento, fui al paro, quedé en chasis, engordé, y volví a beber otra vez…

–Relaja, ho...

–¡Cuidao, cuidao conmigo, eh!

–Ya pasó, Armandín. Ahora ya ye too más normal.

–¿Normal? ¡Acaba de llamame un robot pal tema de la vacunación! ¡Un putu robot! Digo: tranqui, deja, que garro la tabla y la cuarta ola surféola yo.

–Ye una olina.

–Nun sé si ye olina o ye olona.

–Ye olina, ho. Olona ye la rapaza esa de Vox…

–¡Nun me saques el tema, cagonrós!

–¡Uf, tienes que relajate!

–Téngolo clarísimo. Como, al paecer, les oles nun se puén parar…

–¿Qué dices, ho?

–¡Habrá que surfear!

–Pero esa tabla...

–¿Qué quiés? Garré lo primero que tenía por casa.

–Lo que tienes ye ansiedá. Esto acábase. Ya nun queda na.

–Sí, ho...

–Ya casi tamos en mayo, luego marches unos días pa la costa...

–¿Qué costa ni qué mi madre? Lo que me preocupa ye la meseta.

–¿La qué, ho?

–La meseta de contagios, con cien positivos diarios...

–Na, home, na. En un par de semanes acábase’l estado de alarma…

–Puf. ¡Veras qué matu!

–Tienes que relajate, Armandín.

–Depués de vieyu, surferu.

–Ye una olina, faeme casu.

–¡La cuarta!

–Tranquilu, Armando!

–¡Vaya añu que llevo, vaya añu!

www.parandoenvillalpando.com

Compartir el artículo

stats