Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Credibilidad y confianza en un entorno complejo

La figura del auditor como clave para la adaptación de las empresas a un nuevo escenario tras la crisis

Nuestra región ya venía arrastrando algunas disfunciones antes de la irrupción del covid-19. Su recuperación de la Gran Recesión fue lenta comparada con la de otras regiones del país, lo que dificultó aún más la necesaria reorientación de su industria tradicional.

A ello se suma la pérdida de capital humano que está sufriendo la región: es la comunidad autónoma en la que más ha retrocedido la población en las últimas dos décadas y la que menos población joven tiene, lo que supone una grave amenaza no solo en términos demográficos, sino también de conocimientos disponibles y potencial de innovación.

Ante estos desafíos, administraciones públicas y empresas tenemos la responsabilidad de adoptar las decisiones necesarias para retener el talento, dinamizar la economía y fomentar la innovación que permita actualizar el tejido productivo regional y adecuarlo a las demandas de hoy. Ejemplos de este potencial dinamizador no faltan en Asturias, algunos de ellos un referente en el ámbito internacional.

En esa labor de regeneración y dinamización del tejido productivo regional desempeñarán un papel clave los fondos europeos del programa Next Generation EU, a lo que más de la mitad de las empresas asturianas se propone acceder tal y como señala nuestro informe “Perspectivas España 2021: Asturias”, realizado por KPMG junto a CEOE. Con la digitalización (el área más destacada en la agenda de las compañías del Principado este año) y la sostenibilidad como prioridades, permitirán construir una economía más digital, innovadora, verde y resiliente.

Entre las lecciones que deja este último año de disrupción en la actividad comercial y de negocio destaca el hecho de que la credibilidad, la confianza y la transparencia se han reforzado como activos intangibles de mucho peso para las empresas. Y no solo aplica a las grandes corporaciones o a aquellas entidades de interés público sujetas a la regulación del mercado de capitales, sino también a las muchas empresas medianas y familiares, cuya actividad y aportación resultan clave para el progreso socioeconómico de nuestra región.

En un contexto de tanta incertidumbre en el que los inversores o posibles financiadores necesitan dosis reforzadas de fiabilidad en la gestión y desempeño de las empresas, resulta esencial contar con expertos independientes con recursos y acreditada experiencia que aporten valor y contribuyan a esa certidumbre que tanto necesitamos.

En las perspectivas de los directivos españoles para 2021 que destaca nuestro último informe, dos de cada tres apuntan a que durante este año deberán acometer operaciones de reestructuración operativa o alianzas, joint ventures u otro tipo de acuerdos para crecer y/o diversificar sus riesgos. Asimismo, las empresas familiares de nuestra región que quieran seguir creciendo saben que es fundamental estar bien preparadas en aspectos que son claves para el proyecto como la información financiera auditada, el gobierno corporativo o sistemas de control interno adecuados.

En un momento como el actual también nos encontramos ante un entorno regulatorio muy cambiante y ante la posibilidad que tienen las empresas de acceder a los fondos europeos que mencionaba anteriormente. En este entorno, disponer de asesores y auditores de prestigio, líderes con experiencia en estos campos, que cuentan con equipos multidisciplinares con especialistas en sistemas de la información y digitalización, en fiscalidad nacional e internacional, en instrumentos financieros derivados, en fondos europeos y subvenciones, etc. y que conocen el sector en el que opera la entidad y sus retos, supone una mayor garantía y seguridad de que la información financiera que se pone a disposición de terceros está preparada de forma precisa, correcta y adecuada. Y todo ello a un precio adecuado, porque todos hemos visto, no pocas veces, que empresas que apalancan en exceso la decisión en el precio de este servicio profesional clave para el buen funcionamiento de la economía y que tanto aporta, acaban lamentando no haber tenido una visión más amplia.

Ahora que cumplimos 50 años en España, aportando valor y generando confianza como auditores, siendo la firma en la que más empresas del Ibex-35 han confiado su auditoría y un referente destacado en muchos sectores de actividad y para la empresa familiar, es una oportunidad para recordar la labor y el valor que aportamos y queremos seguir aportando los auditores a las empresas españolas de todos los tamaños, por nuestro conocimiento, capacidades y presencia internacional, nacional y territorial, para contribuir al desarrollo y progreso de la sociedad y de nuestra querida Asturias.

Compartir el artículo

stats