Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Sánchez y los bueyes de Gerión

El Gobierno de la nación, cuya persistencia en el error resulta pertinaz, tanto que a veces no acierta ni cuando las circunstancias le empujan machaconamente a la rectificación, reconoce ahora que no debió decretar el cierre de todas las centrales térmicas sin poner en riesgo la seguridad del suministro eléctrico. ¿Cabe mayor despropósito, mayor falta de previsión, semejante metedura de pata energética? Así está el país, recogiendo calabazas en un huerto solar, remando al viento de un eólico “offshore”, levantando castillos de ciclo combinado en el aire, haciendo luz de gas.

En su empeño por erigirse en paladín de la cruzada contra el cambio climático como un Godofredo de Bouillon o un Pedro el Ermitaño de la descarbonización irresponsable, Sánchez no calculó bien los efectos de una decisión que condiciona en parte el destino industrial de Asturias. Alguien le calentó la cabeza con el calentamiento global y ahora tenemos el precio de la luz más alto que las chimeneas de Arcelor. Al que se le encendió la bombilla habría que hacerle un monumento. Y levantarle un busto a la ministra de la transición al calambrazo.

Los tecnócratas de Europa que acuden a trabajar en bicicleta pero viajan a sus países de origen en avión convencieron a los gobiernos de que hay que apostar por las energías limpias y renovables, sin compensar con antelación a los territorios del carbón. Y el presidente del Gobierno, que se cree un Hércules redivivo capaz de arar España con los bueyes de Gerión, fue el primero en apuntarse al bombardeo, viéndose capaz de cambiar el sistema energético del país de un plumazo, de un soplido, mandando al taller o a la chatarra los diésel para cambiarlos por coches eléctricos y echando el transporte por carretera a la cuneta para llevar las mercancías en barco.

Sánchez es así, un adelantado a su tiempo, un salvador a base de remedios caseros. Se cree McGyver: no le pongan a tiro una oveja merina y un cocodrilo que de la mezcla es capaz de sacar un Lacoste.

Compartir el artículo

stats