Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adrián Pumares

Patrimoniu llingüísticu y económicu

El suicidiu de contraponer la riqueza que supón la llingua con el bientar de la economía

Los problemes conocémoslos bien: la nuestra decadencia ta mui diagnosticada y sabemos de sobra lo que nos pasa. La cuestión ye entender por qué nos pasa. Por qué cumplir y facer cumplir la nuestra Constitución ta resultando tan difícil. Nes nuestres propies instituciones, hailos que cuenten que l’artículu 3.2 de la nuestra carta magna y con ello tol multillingüismu español, son namás un pilancu pal nuestru desendolcu económicu. O, nel menos malu de los casos, un gastu innecesariu; un caprichu frívolu: un despilfarru idealista que nun nos podemos nin debemos permitir en tiempos de crisis. Y asina cuenten qu’escaecer y anubrir tolo que tenga que ver coles llingües y les oficialidaes diba tener un impactu directu y positivu nel nuestru progresu social: diba permitinos arreblagar el nuestru atrasu ancestral, abrinos a nuevos mercaos, alleganos al mundiu, internacionalizanos, modernizanos, y con too ello (más inglés y menos bable) díbemos acabar frayando’l nuestru aislamientu secular y comprobaríemos qu’eso yera lo único que desplicaba la existencia d’esa mesma llingua atrasada a la qu’acabaríemos, igual que les madreñes o los urogallos, echando al vertederu de la hestoria o –pa los más señaldiegos- metiendo nun muséu.

Esi yera’l nuestru futuru pa dalgunos. Y la solución al nuestru atrasu: la llingua aldeana, como los carpinteros de ribera o el cabruñáu de la gadaña, nun val pa la vida moderno. Y namás la so presencia desplica la nuestra poca vitalidá mercantil: mandase d’ella ye síntoma d’atrasu; ye falar mal. Y evitar a les instituciones too esi gastu inútil y innecesariu pa caltener un sistema educativu, editorial o cultural ensin futuru dengún, diba permitinos alliberar una montonera recursos bien necesarios pa la supervivencia y la promoción económica del nuestru territoriu.

El problema ye que, cuatro décades después de despreciar lo nuestro, les coses nun salieron como ellos contaben: eses polítiques de desaniciu modernizador nun furrularon; y, ehí onde s’aplicaron con gana acabaron esfarraplando a les propies comunidaes. Prohibir l’asturianu nes instituciones y facer por que morriera, terminó produciendo nesta tierra nuestra un sentimientu negativu -cuando d’auto-odiu, cuando de falta d’enfotu nes propies posibilidaes- que dio nuna emigración brutal, combinada con una falta d’emprendimientu que resultaron mortales. Torgar a la xente’l derechu a la so llingua patrimonial, a la so autoestima, a la so identidá, a la so vitalidá, al so enfotu nel futuru, acabó amenorgando la nuestra calidá de vida y rescamplando problemes sociales y económicos mui serios.

Y nun ye una maldición. Esta situación nun pasó namás equí; diose de manera xeneral n’Europa: les minoríes llingüístiques ensin consideranza de la Xunión coinciden, d’una manera perprecisa, coles rexones perifériques y de menos puxu del nuestru continente. Y, dientru d’elles, les aries rurales enseñáronse siempre como les de peor perspectiva económica y población más avieyao. Sería llargo discutir cualo foi causa y cualo consecuencia; qué vieno primero: concluir si tamos atrasaos porque nun nos queremos o nun nos queremos porque tamos atrasaos. Lo que ye seguro ye la relación estadística incontestable ente desarrollu económicu y fomentu del billingüismu; y, a sensu contrariu, la concatenación ente atrasu económicu y torgues al billingüísmu.

Si, pa más, queremos centralo nel casu español, la cosa vese tovía más claro: los territorios onde la llingua propia tien reconocencia y puxu tienen meyores perspectives económiques que los qu’arrenieguen d’ello. Y tampoco equí ye casualidá: son munches y mui marcaes les evidencies d’esa correlación ente polítiques llingüistiques que favorecen el multillingüísmu y desendolcu socio-económicu. Y, por dicir una, podemos citar el casu de la minoría francófona del Canadá. Hai ya unes décades, l’usu del francés empezó fomentase públicamente y l’impactu d’esa decisión enséñose rápido y bien a les clares nel espoxigue socioeconómicu de la población francófono: na década de los sesenta del pasáu sieglu, el nivel económicu de los falantes de francés taba ente un 20 y un 30 % perbaxu del de los sos compatriotes anglófonos; pero trenta años depués, esi diferencial reduciose hasta’l 7 % y afectó de manera directa al emplegu.

Empeñase n’enfrentar la riqueza del nuestru patrimoniu llingüísticu cola riqueza del nuestru bientar económicu ye un error y un suicidiu. Condenanos al autodespreciu (el bable nun val pa ná), achaplanos nuna visión acomplexada de la nuestra situación (tamos aislaos del mundu) y asustanos con un proyectu pesimista del nuestru futuru (namás que nos queden les ayudes d’afuera) val namás que pa venos como parte d’un mundu que muerre, qu’esbarrumba, que fracasa; y al que’l sistema, l’alministración y les instituciones nun atiende nin mira pa ello.

Nun va ser fácil camudar les coses. Tresformar a les víctimes asustaes en salvadores ilusionaos nun s’improvisa. Nun podemos pidir a los que sufrieron esa minorización que seyan los únicos responsables del so resurdir. Na recuperación económica y nel cambiu de mentalidá de cualesquier sociedá, ye siempre una minoría, una élite, un grupu compuestu por persones de nivel cultural, social y económicu mayor, la qu’empecipia siendo la responsable del procesu. Nel casu asturianu, l’accesu a la Universidá de les clases populares na segunda mitá del sieglu venti desplica munches d’estes coses y el cambiu d’estatus, que tenemos en puertes, respective a la consideración oficial de los nuestros idiomes, marca un cambiu de tendencia; abre un ciclu nuevu.

Son les comunidaes con fuerte conciencia llingüística les que, n’España, n’Europa y nel mundiu enseñen siempre más seguranza nel futuru y na so propia capacidá d’influir nelli. Vense como depositaries d’un patrimoniu, como guardianes d’un paraisu, como cuidadores d’una ayalga inmaterial milenaria que les convierte en más responsables, más emprendedores y más actives. Y tamién más conscientes de los sos derechos, pero sobre manera de los sos deberes. Porque nun se pue contraponer patrimoniu a economía: porque defender la nuestra pluralidá llingüistica ye una obligación moral y constitucional; y porque ya nun se trata de ver qué va pasar col nuestru futuru sinon d’entamar, xuntos, qué vamos facer; qué podemos facer: qué tenemos que facer. 

Compartir el artículo

stats