Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Lo que tú quieras, hijo/a

En la actual educación infantil es frecuente que papá y mamá compitan en ganarse el amor del crío dejándole hacer, pero en los tiempos en que se educaba a los niños siempre había un papá o mamá más estricto que el otro. Aunque no era una táctica, sino una situación de hecho, recordaba a la técnica del poli bueno y el poli malo. En la política frente a la pandemia hay un reparto de papeles parecido, y aún habrá que dar gracias a Dios por ello, pues si todos compitieran en permisividad habría, pongamos, el doble de muertes. Desde la gran victoria de Ayuso el contraste se nota más, y los que van de permisivos se deshacen en gestos de tolerancia (confiando en que el otro papá no afloje), mientras el papá malo se siente flaquear, vista la mala cosecha electoral de ser responsable. Este modo de tratar como niños a los electores es indigno, pero mientras funcione no tendrá arreglo.

Compartir el artículo

stats