DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esteban Greciet

Clave de sol

Esteban Greciet

Recuerdos del otro mundo

La necesidad de defender las libertades

Vivimos hoy muy al día un tiempo en el que todo parece galopar sobre una actualidad que nos confunde e inquieta. Los medios informativos y los artilugios electrónicos nos mantienen conectados con las novedades del momento, a veces contradictorias pero también incitantes. La pandemia nos aflige, la política nos inquieta, la economía nos alarma.

La realidad es confusa, y no sabe uno a qué carta quedar. La pregunta sería si estamos bien informados de lo mal que está la cosa. La respuesta es más de una, a veces contradictorias, lo que añade a la cuestión un incitante principio de incertidumbre al depender de diferentes factores, objetivos y diversidad de fuentes y el crédito que merezcan.

Además de los caprichos de una desconcertante autoridad política. Tenemos a retaguardia un pretérito cargado de conflictos y también de ideologías, intereses, filias, fobias y otros factores de distorsión.

Dejó de tener sentido la antigua referencia a ese pretérito traumático: “Antes y después de la guerra civil”. De los pocos privilegios que tenemos los mayores estaría la experiencia de lo que fue aquella España a caballo de un pasado decadente y del más prometedor futuro. Pongamos entre los años cincuenta y sesenta como punto de inflexión.

En aquel tiempo, recuperado el que pudiéramos llamar tono vital del país, brotarían los primeros intentos de salir de algún modo de un clima social y político marcado por la posguerra. Sin entrar en detalles, el último cuarto de siglo de la Dictadura mantuvo en exceso un régimen político autoritario y residual que ya no tenía sentido.

Los cambios asomaban por el horizonte en la minería del carbón. La industria y la metalurgia empiezan con su declive. Irrumpen las generaciones de posguerra. Me atreveré a decir que en el encauzamiento de criterios durante la Transición tuvo un papel decisivo la que pudiéramos llamar prensa libre, si así se puede hablar.

La Ley de Prensa de Fraga del 66 sería el primer intento serio de normalizar el régimen legal del ejercicio periodístico en España. Lo que se puso en práctica no sin ciertas convulsiones. Pero esa fue otra historia que de algún modo sirvió de agitado preludio al régimen de libertades que traería la Democracia.

Precisamente las que ahora mismo es preciso defender. Pero esa será otra historia.

Compartir el artículo

stats