DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Naturaleza, grandes jardines, bonsáis

A propósito de un arte originario de Asia que cuenta en el Evaristo Valle con 30 miniaturas procedentes de todo el planeta, algunas centenarias

Toda Asturias cuenta con una muy llamativa naturaleza tanto entre el mar Cantábrico como en la montaña, pero también en los grandes jardines de sus ciudades; en Gijón, por ejemplo, el parque de Isabel la Católica, y el hermoso, centenario jardín del Museo Evaristo Valle de Somió.

Naturaleza, grandes jardines, bonsáis

Antes de la pandemia, La Peñuca, un simpático grupo de naturalistas de toda clase de Gijón, recorrió y disfrutó casi cada sábado del año de nuestros montes, actividad ahora desgraciadamente imposible.

Pero queda el remedio de disfrutar de la naturaleza precisamente en los grandes jardines, y en el del Museo Evaristo Valle hay además una sección de “Bonsái de Rolf Beyebach”, con una treintena de estas miniaturas originarias de todo el planeta, algunas incluso centenarias. Allí se ve los árboles cómodamente a la altura de los ojos.

Se trata de un arte originario de Asia, donde nació ya dos centenarios antes de nuestra era y se propagó después por todo el planeta. La creación de un bonsái es apasionante y requiere muchísima paciencia y amor a la naturaleza.

Compartir el artículo

stats