Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pere Casan

Tándem

La vida entre dos en la pareja, la política o el arte

Tándem

Tándem

Que el tándem es cosa de dos resulta evidente. Solo hace falta leer las cuatro acepciones que proporciona el Diccionario de la Real Academia Española, ya sea en forma de bicicleta, coche, caballerías o personas. Aunque existe un añadido necesario referido a los dos elementos del tándem, que ambos se complementen. Sin embargo, para conseguirlo se precisa que la suma sea mejor y más efectiva que cada una de sus partes y el verbo “complementar” no se conjuga excesivamente en la sociedad actual.

El complemento diríamos que de referencia es el de la pareja. Llamémosle “tándem matrimonial”. Este dúo constituido sobre el amor y mantenido a través del tiempo con una mezcla de valentía, compromiso, lealtad, firmeza, comprensión, confianza, respeto y buen humor (entre otras cosas olvidadas de puro sabidas...) es la unidad funcional por excelencia en nuestro medio. Siempre me interesó resaltar que este tándem debería estar constituido por tres personas: el yo, el tú y el nosotros. Para que la pareja funcione debe existir espacio y tiempo para las tres. El yo personal debe crecer en todas sus vertientes, ya sea la profesional, la económica, la legal o cualquiera que quiera añadirse. El tú no debe sentirse nunca ahogado por el yo y disponer de las mismas posibilidades que su complemento. Finalmente, el nosotros debe tener también todas las oportunidades de actuar, muy especialmente en la ejecución de las responsabilidades. Hay parejas que únicamente conjugan el yo, y el tú actúa subordinado en todos los tiempos del verbo. Me vale cualquiera de los “yo” existentes, y para cualquiera de los sexos. Otros conjugan únicamente el nosotros y lo hacen para todas las acciones que realizan. No saben crecer individualmente y todo lo hacen en pareja. Es oportuno reflexionar sobre la necesidad de generar este espacio y tiempo necesarios para que cada uno pueda crecer y desarrollarse.

Así nos lo recuerda María Barbal (Tremp, Lleida, 1949), novelista y profesora de Enseñanza Secundaria en Barcelona, que acaba de editar una nueva novela titulada precisamente “Tándem” (Ediciones Destino, Ed. Planeta, Barcelona, 2021). Se trata de un texto excelente que aborda las relaciones de pareja a partir de una determinada edad, cuando los hijos ya están lejos y los nietos son protagonistas del día a día. María Barbal es Premio de Honor de las Letras Catalanas, entre otras distinciones, y se dio a conocer en el mundo literario con “Pedra de tartera” (Columna Edicions, Barcelona, 1985), traducida al castellano con el título de “Canto rodado” (editorial Austral, Barcelona, 1994). Esta obra en catalán ha sido trasladada a más de 13 idiomas, cuenta con 50 ediciones y una tirada de más de 200.000 ejemplares. Existe una edición en asturiano, “Piedra de llerón” (Trabe, Oviedo, 1992), a cargo de Humberto Gonzali.

No me resisto a mencionar el “tándem” cada vez más necesario en la vida política. Al parecer ya finalizaron los tiempos del Gobierno del partido único y las ententes entre dos o más grupos se hacen y se harán imprescindibles. En este caso, como en otros ejemplos familiares ya mencionados, siempre es más fácil desarrollar el tándem que el triciclo. Harán falta unas grandes dosis de todas las virtudes referidas anteriormente para la vida a dúo y, muy especialmente la sabiduría, para que puedan llevarse a cabo. Estarán de acuerdo conmigo que la mediocridad resulta un gran enemigo para este tipo de acuerdos.

Sabiduría y compenetración es lo que aportan los hermanos Lucas (1993) y Arthur Jussen (1996), pianistas holandeses de sólida formación musical. Ambos estuvieron en Oviedo y actuaron en el Auditorio, junto a Oviedo Filarmonía, en el año 2019. Recuerdo con cariño su versión del “Concierto para dos pianos y orquesta en re menor” de Francis Poulenc (1899-1963). Si excelente fue el concierto, brillante fue la propina, con la interpretación del arreglo de Igor Roma (Suiza, 1969) de la “Sinfonía número 40” de Mozart.

Tándem es un concepto a desarrollar en todas nuestras actividades, ya sean familiares, profesionales, políticas o sociales. Tándem como un primer eslabón para seguir sumando. Al fin y al cabo, el dos es el menor número que se obtiene con la adición de dos enteros y no es casual que tengamos un par de ojos, de manos o de piernas. Me olvidaba, y será por deformación de especialista, también tenemos un par de pulmones.

Compartir el artículo

stats