Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Rábago

¿Hay quien entienda esto?

Las contradictorias normas contra la pandemia en los diferentes países de Europa y del mundo

El presidente del Gobierno español se decía hace unos días “más que encantado” de que vengan a partir de ahora a nuestro país cuantos turistas británicos lo deseen. Los británicos, aseguró Pedro Sánchez, que repitió su bienvenida en inglés para que no hubiera dudas, no estarán sometidos en España a ningún tipo de restricciones ni de requisitos sanitarios. En el momento del jubiloso anuncio de nuestro Gobierno, el Reino Unido seguía, sin embargo, manteniendo a España en la lista de países a los que no está aconsejado viajar si no es por razones esenciales familiares o de negocios. Los británicos que, pese a tal advertencia, se arriesguen a viajar a España deberán, según Londres, someterse al regreso a una cuarentena de diez días así como a dos pruebas PCR.

Casi también simultáneamente al anuncio de Sánchez, leíamos en la prensa británica que el Gobierno de Londres había impuesto restricciones de movimientos a sus ciudadanos en algunas zonas del país por la alta incidencia de la variante india del covid-19.

La preocupante situación epidemiológica al otro lado del canal de La Mancha llevó a su vez al Gobierno francés a declarar un período obligatorio de cuarentena a los viajeros que lleguen de territorio británico. También Alemania, preocupada por la posible propagación de la variante india a partir del Reino Unido, anunció que sólo permitirá entrar desde ese país a sus propios ciudadanos o a quienes tengan permiso de residencia.

En vista de las decisiones hasta cierto punto coincidentes de París y Berlín, cabe preguntarse si es que los españoles seremos mucho más resistentes a las nuevas cepas del dichoso virus porque a nuestras autoridades, la llegada de turistas británicos no parece causarles preocupación alguna. Menos, en cualquier caso, que la caída del turismo.

Y así, mientras en Madrid, con una incidencia acumulada (a 7 días) de más de 100 por cada 100.000 habitantes y haber estado durante meses mucho más alta, ha seguido de par en par abierto, en Berlín, con menos de 40, continúan cerrados a cal y canto los hoteles y muchos restaurantes.

Es cierto que han vuelto a abrir los grandes almacenes como también los museos –no así, sin embargo, la ópera o las salas de conciertos– pero uno tiene que llevar siempre una prueba de antígenos negativa y dejar todo tipo de datos personales.

Es cierto que hay numerosos puestos en la calle y en algunos comercios donde le hacen a uno gratuitamente uno de esos tests, pero acaba resultando fastidioso. Quien esto escribe ha debido someterse ya a tres últimamente en tres días: para visitar exposiciones o comer en la terraza de un restaurante. Y ello pese a estar dos veces vacunado en España.

Peor lo tienen, sin embargo, los australianos que viven en el Estado de Victoria, donde las autoridades han impuesto a todos los ciudadanos un confinamiento obligatorio de una semana después de que se detectasen en Melbourne tan sólo veintiséis casos de coronavirus. ¿Hay quien entienda todo esto?

Compartir el artículo

stats