Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

El símbolo de Sobrefoz

Acabamos de asistir a una especie de milagro: la reaparición de un valiosísimo objeto, una espada de bronce de 3.000 años de antigüedad. Hallada en Sobrefoz en 1873, se perdió después su pista. Recientemente la familia del “rescatador” del objeto la ha donado al Museo Arqueológico.

Existen pocos modelos semejantes en el entorno europeo. Desconocemos si tuvo una utilidad meramente simbólica, como atributo de un jefe de clan, o si se destinó al combate. Sí sabemos que tuvo una utilidad práctica recientemente: se utilizó durante un tiempo para cortar maizón, lo que viene a poner una nota cómica y chocante en la historia del objeto.

Pero no es mi intención glosar lo que los expertos dicen mejor, sino señalar el carácter industrial del objeto (de hacia mil años y pico antes de Cristo) y poner ese dato en relación con otros: la existencia de una minería del cobre muy antigua en el Aramo, por ejemplo, o la existencia prerromana de un grupo humano conocido como los “cilúrnigos” (caldereros) en la Campa Torres (Xixón). Esta larga tradición industrial y minera nos debería servir de símbolo y acicate para enlazar con el presente.

Es bien sabido que Asturies ha sido lo que fue gracias fundamentalmente a la industria y la minería, como previó Xovellanos. Hoy, desaparecido el carbón, ajusticiadas antes de tiempo las centrales de carbón, con sobrecostos la gran industria, sacrificados por los intereses de vascos y catalanes ciertos intereses asturianos, nuestra industria va a menos, y sabido es que la industria, sobre un empleo mejor retribuido, tiene un gran efecto de arrastre sobre otras actividades.

¿Qué podemos hacer? Algunas cosas: apartar los obstáculos burocráticos que se oponen al crecimiento industrial; centrar nuestra mirada en tantas empresas de pequeño y mediano tamaño que viven, crecen y exportan; dejar de poner ciertas dificultades “las fuerzas vivas” a las empresas hoy en día existentes; exigir al Estado igualdad.

Compartir el artículo

stats