DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Fernández León

Ahora, decisiones políticas

Ante el presente de LABoral Centro de Arte

Hace veinte años el Gobierno del Principado de Asturias, presidido por Vicente Álvarez Areces, encargaba a un equipo dirigido por el urbanista Xerardo Estévez un estudio sobre los usos posibles del conjunto monumental de la Universidad Laboral de Gijón. Entre las propuestas incluidas en él y en el marco de una racionalización de los espacios del complejo, figuraba la de la puesta en marcha de un centro de arte contemporáneo. Dos años después, el presidente Areces anunciaba en su segundo discurso de investidura la creación de una serie de instituciones y servicios culturales y educativos vinculados a los grandes espacios del edificio, siendo uno de ellos LABoral Centro de Arte y Creación Industrial.

Para determinar las características y sentido público del centro se pusieron en marcha tres proyectos complementarios. Por un lado, se adjudicó a la consultora internacional Unisys Consulting, en colaboración con la asturiana CGC, un completo estudio de detalle que permitiera determinar, a partir del análisis de la situación asturiana, nacional e internacional y la proyección competitiva de distintos modelos, cuáles deberían ser sus direcciones de especialización. Dicho estudio, ampliamente divulgado y difundido en 2004, establecía una detalladísima propuesta de las características, organización, gestión, mecanismos y previsiones de costes y financiación, funciones y línea estratégica del centro, en el marco del sistema del arte asturiano. El estudio completo sigue, seguro, a disposición de los actuales responsables del Centro, por si les fuera de utilidad.

En segundo lugar, se diseñó y desarrolló (con la imprescindible ayuda de María José Baragaño, responsable de la Sala Borrón y de los programas de arte joven asturianos) un programa de 50 visitas y sesiones de diálogo con más de 500 creadores y mediadores culturales asturianos que, a través de un vivo debate con acuerdos y desacuerdos, aportaron numerosas ideas que enriquecieron sobremanera la iniciativa.

Y, por último, queriendo estar seguros del sentido y la coherencia del proyecto, se realizaron visitas de presentación y consulta a algunos de los más reconocidos directores españoles de instituciones artísticas internacionales, como Vicente Todolí (IVAM, Serralves, Tate Modern) y Manuel Borja-Villel (MACBA, MNCARS) y se encargó a un experto internacional de reconocida valía, Bartomeu Marí (Witte de With, MACBA, Seúl, MALI…) un informe escrito al respecto. Además, conocidas las propuestas del informe técnico de Unisys, se mantuvieron conversaciones tanto con Peter Weibel, director del ZKM de Karlsruhe como con Gerfried Stocker, director artístico de Ars Electronica en Linz, espacios de referencia internacional de regiones con culturas productivas similares a las asturianas que figuraban en el estudio de detalle.

Para la constitución de sus órganos de gobierno se contó con la ayuda de numerosas personas expertas, especialmente del jurista asturiano Rodrigo Uría, lo que permitió definir un modelo de institución abierta, con amplia presencia del sector privado en colaboración con el público, empresas y gobiernos compartiendo financiación y objetivos. Y se decidió poner al frente de su Patronato a Leandro Guillén, presidente de Alcoa en España, un defensor entusiasta del proyecto desde el primer momento.

Como resultado se tomó una decisión coherente, dotada de recursos adecuados para su puesta en marcha y mantenimiento (recursos en aquel momento, por cierto, muy por debajo de los de cualquier otra institución artística española de similares características) y con un equipo muy inferior en número, aunque no en competencia, a lo recomendado en la propuesta de Unisys.

Y se puso en marcha un comité científico asesor del programa del Centro, compuesto por un plantel de nombre de extraordinaria relevancia en el mundo de la ciencia y el pensamiento: Roy Ascott del Planetary Collegium; Ute Meta Bauer, directora del Programa de Artes Visuales del M.I.T.; Derrick de Kerckhove, director del Programa Marshall McLuhan de la Universidad de Toronto; Roger Malina, Astrofísico del Laboratorio de Astrofísica de Marsella; Christiane Paul, Comisaria de New Media del Whitney Museum en Nueva York; Gerfried Stocker, Director Artístico de Ars Electronica en Linz y Amelia Valcárcel, Consejera de Estado y Vicepresidenta del Real Patronato del Museo del Prado. Un comité que al parecer se quiere recuperar.

Hoy un Gobierno asturiano, del mismo signo político que aquel que puso en marcha LABoral Centro de Arte, debe tomar decisiones sobre el presente de la institución. Gobierno, en cuyo programa electoral de hace dos años figuraba así de clara su defensa y compromiso: “Consolidaremos los grandes equipamientos culturales al servicio de la creación artística asturiana y su conexión global. Impulsaremos la actividad y plan de usos de Laboral Ciudad de la Cultura, reanudando la condición de referente internacional de LABoral Centro de Arte y Creación Industrial…”. Así de rotundo.

Incluso tomando decisiones con avales y razones tan abrumadores como los citados, los proyectos disruptivos como este pueden llegar a crisis que pongan en duda su sentido mismo. Y situaciones tan extraordinarias como las actuales recomiendan sin duda aprender de los errores cometidos. Pero, en modo alguno, renunciar a una estrategia tan detalladamente analizada y justificada como aquella, salvo que otros argumentos de similar peso, lo avalen.

Es pues un buen momento para ponerse a la tarea de exploración, debate y decisión respecto a un proyecto que, vista la diversidad territorial y la calidad profesional indiscutible de quienes defienden internacionalmente la importancia de su continuidad, ligada al mejor futuro de Asturias, merece algo más que decisiones precipitadas y reclama verdaderas decisiones políticas: con la responsabilidad indiscutible de quien gobierna y con los avales de quienes puedan tener autoridad y rigor reconocido, para ayudar a acertar mejor en la apuesta.

Compartir el artículo

stats