Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ensin trampa y con cartón

El globalizáu y mui tecnoloxizáu sector de les artes gráfiques, que da trabayu directu a más de 100.000 europeos y que supón el 4,5% del PIB español

A los que nos dedicamos al oficiu d’emprender, a los que trabayamos nes empreses, a los que más primero nos llamaben industriales y agora ya nun sé, hai tres coses que les autoridades –pola de buenes o pola de males; cuando con discursos, cuando con decretos– vienen pidiéndonos dende siempre. Uno, que nos volvamos más modernos; más tecnolóxicos: más finos. Dos, que crezamos; que medremos: que nun tengamos miéu de salir afuera p’algamar tamañu y presumir. Y tres que –con uno y con otro– contribuyamos con más y más y más impuestos al común. Y la verdá, a nosotros, cada vuelta nos repuna más que nos sigan tratando como a críos; o a presuntos implicaos.

Ensin trampa y con cartón

Por alusiones: na empresa que represento, diseñamos, fabricamos y entregamos más de cincuenta millones de soluciones de cartón al añu; toes elles reciclables y reciclaes. Somos, polo tanto, diseñadores, fabricantes y tresportistes y, amás, tenemos tienda física y on-line. Y dende estos cuatro oficios –diseñu, fabricación, tresporte y comerciu– por más de noventa años, día tres día, más de cien profesionales, atendemos a más de mil clientes, con más de diez mil referencies, sirviendo-yos más de cuatrocientos palés, en cuarenta rutes singulares, y siempre en tiempu y forma. Eso ye lo que somos: una empresa más, una empresa familiar asturiana más; en concretu, de les artes grafiques; y más en concretu, del sector de les caxes de cartón.

Too ello dientru d’un sector mui globalizáu; que da trabayu directu a más de 100.000 europeos; que supón el 4’5 % del PIB español; que suministra unos 60 kg de cartón por habitante al añu; que proporciona protección a los productos del campu (23,3%), d’alimentación (16,4%), a les bebides (15%), la electrónica y l’automoción (8,7%) y a munchos otros más; que consigue que los montes españoles tengan medrao un 34% dende 1990; que, con cada Kg de papel ye acumular 1,3 kg de CO2; con un productu 100% biodegradable y compostable; y con unos ratios d’inversión/facturación de p’hacia’l 9%, mui perriba de la media industrial.

Y por too ello nun tenemos otro que tar tecnoloxizaos: otra manera nun tendríemos sobrevivío. O, por resumilo nun titular rescamplón: pa producir caxes barates necesitamos máquines mui cares. Y, nel nuestru casu, y respective a lo de crecer –y namás por dar una cifra– déxenme dici-yos qu’en trenta años multiplicamos por tres el nuestru tamañu; lo que, pa ser cartoneros, tien el so aquello. Y ya pa acabar colo de los impuestos, y por despáchalo namás qu’en dos palabres: por supuestu.

Y ya, colos deberes fechos, permítanme agradecer y aprovechar esta tribuna porque son mui poques les oportunidaes que les empreses tenemos pa facer sentir la nuestra voz. Y seique acertamos poco a la d’esplicanos. Y, por culpa d’entrambes les dos coses, seguimos careciendo de más llugares comunes de la cuenta: que si somos poco emprendedores, que si la inexistente burguesía, que si la muncha dependencia de lo público… y, a lo último, que si tolos nuestros tienen qu’emigrar. Verdaes a medies que terminen anubriendo que, como industriales, siguimos representando’l 20% del nuestru PIB –el doble que la media española–; que como familiares algamamos ya’l 90 % del texíu empresarial; o que, como pymes, recuperamos los más de cien mil empleos que les grandes corporaciones perdieron na reconversión, ensin que nadie nos lo agradeciera. Tolo contrario.

Por eso convién volver repitilo: les empreses pequeñes, les medianes, les de tola vida, les familiares; los comerciantes, tresportistes y autónomos… nun somos el problema. Somos la solución. Y, dende esi convencimientu, voi desplica-yos lo que queremos. Y pa equilibralo colo qu’otros nos piden, voi resumilo –como ellos– en tres puntos. Queremos más clientes, menos burocracia y unos impuestos iguales.

Como empresarios queremos más oportunidaes pa poder trabayar: más empreses alredor nuestru; más clientes a los que servir. Y una autopista del mar (o de tierra o del aire o virtual) pa llegar a los d’afuera. Porque n’esti pequeñu y verde país formamos mui buenos inxenieros y mélicos y torneros y químicos y filólogos y abogaos y economistes… pero nun formamos empresarios. Y aneciamos ensin aprender que, si siguimos formando más y más teóricos de la empresa –pero non empresarios–, vamos siguir diagnosticando mui bien tolo que nos pasa; pero nun vamos emprender nada. Y, pa enriba, nin siquiera contamos colos empresarios que ya tenemos pa formar a los nuevos. Como siempre. Despreciando lo nuestro.

De la muncha burocracia, tolo que-yos cuente ye poco: la cantidá de requerimientos, reglamentos, decretos, directrices y requisitos cafiantes y contradictorios que tenemos que cumplir ye descomanada y sigue medrando exponencialmente. Y nun ye que piemos pola llei de la selva, o nun queramos qu’existan normes, o nagüemos poder facer lo que nos pete. Non. Los empresarios, de verdá, nun queremos subvenciones, nin ayudes, nin siquier exenciones; lo único que-yos pidimos a les Alministraciones ye eficacia: queremos que cumplan los plazos y nun pongan torgues a la nuestra actividá. Que, por cierto, ye lo mesmo que piden les multinacionales pa venir instalase equí. ¿O van dicime que non?

Y, a lo último, too esto llévanos al tercer puntu: el de los impuestos. ¿Y saben lo que queremos? Más inspecciones. Sí, como lo oin. Queremos que s’aumenten los recursos, se simplifique la reglamentación, o lo que seya, pa que los que siempre contribuimos nun tengamos que siguir pagando más y más y más por culpa de los que nun lo faen.

Y podamos siguir faciendo’l nuestru trabayu. Ensin trampa y con cartón.

Cita con la industria en el RIDEA

El Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) sigue hoy, a las 19.00 horas, con las charlas de la cuarta edición del ciclo “Perspectivas de la industria asturiana”. En esta ocasión el ponente es Inaciu Iglesias, consejero delegado de Cartonajes Vir, que hablará sobre embalaje y artes gráficas. El ciclo, coordinado por los catedráticos Mario Díaz y Tomás Emilio Díaz, se celebra en el RIDEA, en Oviedo, en los meses de mayo y junio. Ante cada cita, los ponentes exponen sus opiniones sobre el tema a tratar en LA NUEVA ESPAÑA. El ciclo se cerrará la próxima semana con una charla sobre las empresas asturianas ante la transformación digital.

Compartir el artículo

stats