Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Vivir, un verbo equívoco

Al confesarle a un amigo que sigo en fase 1, por lo que ni ascensores, ni aviones ni entrar en casa con los zapatos puestos, él (de Ciencias) me dice que eso es ignorar la estadística. Yo le respondo que la estadística engaña siempre y él contraataca que lo que engaña es lo que no es estadística. Como me está apabullando le pregunto si su estadística es sincrónica o diacrónica, tras lo cual calla como si lo hubiera descolocado, por lo que sigo golpeando ahí. Por ejemplo (sigo dándole), como pueden pasar varias semanas entre el contagio y sus efectos peores, tipo hospital, UCI o incluso exitus, podemos estar viviendo en pleno rebrote sin que nos lo cuente la estadística. Él me dice que es el pequeño riesgo estadístico que hay que correr para vivir. Yo que prefiero no correrlo, para vivir. Ahí nos quedamos, al estar claro que el verbo vivir no significa lo mismo para uno y para otro.

Compartir el artículo

stats