Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Alquitrán y apisonadora

Políticos, osos y fociqueres

Cola ayuda de la Conseyería d’Educación y Cultura del Principáu d’Asturies

1.

Les palabres dicen de nosotros más de lo que nosotros queremos decir con elles. Siento a un cargu del ayuntamiento de Xixón na radio. Declara: “El otro día, en el pleno, salió la palabra ‘legado’. ¿A que no se acuerdan?” El/la munícipe bien pudo entrugar “¿Se acuerdan?, o afirmar un estimulante: “Seguro que se acuerdan.” Pero dixo: “¿A que no se acuerdan?” Si algo define les vocaciones polítiques, considera ún, ye una poderosa autoestima. Nun será bon políticu’l que nun se tenga por más llistu, espabiláu y sollerte que los lu voten, primero, y, después, de tolos que lu sufren. A esi efectu, cada votu ye un aval, cada aval una dosis d’egoesteroides y seguridá. Hamlet nun ye perfil de políticu; don Xuan (o doña Xuana), mira tu, sí. Una procesión d’alquitranadora y apisonadora ye bona metáfora del ser políticu.

2.

Depués de los llobos, lléga-yos la vez a los osos. Quéxense d’ellos nos pueblos de pal surocidente y piden medíes. Da que pensar con qué tranquilidá aguantamos l’abusu de les empreses eléctriques, los oligopolios farmacéuticos o los saqueos a lo público mientres nos encendemos por un caxellu estropiáu o una oveya muerta. Tenemos suerte de que nun esista la comunicación ente especies. Llibramos, asina, d’una tarrecible Confederación de la Garra y el Canil constituida pol osu, el llobu, el gochu montés, el raposu, la fuina, el melandru y l’esguil (l’esguil figura por llegar al canónicu númberu siete: “Los siete contra Tebas”, “Los siete samuráis”, “Los siete magníficos”… “Los siete mamíferos”). Por muncho que lo queramos ver al revés, somos nosotros los ocupantes. Nun hai especie más invasiva que la nuestra. Una procesión d’alquitranadora y apisonadora ye bona metáfora del ser humanu delantre la naturaleza.

3.

Escribo esto la viéspora del desenmazcaramientu públicu xeneral. Dame por pensar que, nesti añu y mediu de peste, nun redacté cola fociquera puesta ningún de los artículos que fui publicando na presente columna. A ún abúlta-y que’l resultáu nun puede ser como’l d’escribir a cara franca. Póngome a ello mazcaritu, tarde como siempre na mio vida, y esti ye’l resultáu. Pues sí: les oraciones surden más afogaes, con menos aire. Trunfa la yustaposición sobre la subordinación. Baroja y Azorín debíen ser asmáticos, nun sé. De toles maneres, ¡qué exerciciu de melancolía más fatu, amás de prematuru! ¿Echar de menos, tamién, la fociquera? Pero nun ye la fociquera. Ye’l tiempu de la fociquera. Tiempu a fin de cuentes, vida gastada. Una procesión d’alquitranadora y apisonadora ye bona metáfora d’estos quince meses de cares guardaes.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats