Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Pérez Novo

Comportamientos inadecuados

La importancia de ejercitar los pensamientos positivos

Siempre me han llamado la atención los comportamientos humanos, o sea, las reacciones que tenemos ante determinadas situaciones. Y que, desde luego, varían mucho de unas personas a otras. Y, hasta tal punto lo hacen, que ello trae como consecuencia la falta de entendimiento, con nefastas consecuencias, en algunos casos, que existe entre nosotros. Porque lo cierto es que llevamos millones de años en este planeta y aún no hemos resuelto nuestros problemas: nos matamos unos a otros, competimos, nos odiamos mutuamente, queremos tener éxito a costa de lo que sea… Y, todo esto sucede porque cada uno interpreta la situación de forma distinta. La realidad objetiva es la misma, pero la percepción, de carácter subjetivo, que se forma en cada mente, es diferente, ya que aplicamos nuestro sistema de creencias. Es como si fuéramos a la misma ciudad, pero por caminos diferentes.

Por eso es importante reconocer esas creencias limitantes, fruto de hábitos negativos o de situaciones que hemos interpretado como un fracaso y de las que hemos derivado una conclusión negativa. Para ello debemos observar la forma en que nos sentimos. Cuando esa emoción es negativa, tenemos que aceptarla y reconocer que nos está informando acerca de algo que tenemos que modificar en nuestra vida. Y una vez hecho y corregido este asunto, nos sentiremos victoriosos, porque hemos superado la dificultad, con lo cual el proceso nos genera un poder interno enorme, que además es acumulativo. Y muy positivo.

Por eso no podemos permitir que la negatividad invada nuestras vidas. Tenemos que instalar en nuestra mente creencias y hábitos positivos. Hace unos días leía en este diario que en el colegio Palacio de Granda se impartían, en Educación infantil, cursos donde se trabajan varias actividades para la meditación y gestión emocional. Por eso imparten talleres de mindfulness con el fin de estimular los sentidos e identificación emocional, con diferentes tipos de ejercicios. Idea fantástica, si tenemos en cuenta que varios estudios científicos han demostrado lo beneficioso que resulta comenzar con la meditación desde la infancia, para que, de esta forma, los niños aprendan a gestionar de una manera más sana sus emociones. Tenemos un inmenso poder interior que, si aprendemos a manejarlo, con el paso del tiempo, en lugar de escaparnos mentalmente de las dificultades, las afrontaremos de forma totalmente natural. Y nos volveremos fuertes, firmes, perseverantes y persistentes, lo que nos conducirá a una existencia armoniosa y positiva.

Compartir el artículo

stats