Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias, covid y transformación

Mi nombre es Alberto Francesena y llevo fuera de Asturias muchísimos años. La verdad que es muy enriquecedor porque creces como persona a través del aprendizaje que la vida te proporciona en diferentes lugares del mundo, pero también es un poco triste por todo aquello a lo que renuncias. La familia, los paisajes, la gente, la sidra…y un largo etc. que, claro está, únicamente se disfruta varias veces al año –al menos antes de la pandemia– y que ilusionan y emocionan por igual. Lo bueno siempre dura muy poco y la gestión del tiempo es un artificio malabar por lo rápido que transcurren nuestras vidas.

Conozco Compromiso Asturias XXI hace ya muchos años, pero en esta última temporada, en la que seguramente todos hemos podido pensar y meditar sobre muchas cuestiones relevantes, me convencí a mí mismo de que tenía que devolver a mi tierra alguna cosa de las que me ha dado. Y no me lo pensé. Dicho, hecho y en marcha. Este tipo de iniciativas son muy interesantes y pueden ayudar a la gente joven a canalizar experiencias profesionales, nacionales e internacionales, que enriquezcan el devenir de una región con todo lo que está por llegar en este momento tan delicado para la humanidad.

El día que apareció el temido SARS-COV-2 varió el destino de muchas personas, ya que muchas no lograron sobrevivir y en otros aspectos están quedando secuelas impredecibles a todos los niveles. Sólo gracias a la ciencia, a la I+D+i, a la apuesta por el conocimiento y el trabajo en equipo en todo el mundo, olvidando rencillas, colores políticos etc. pudimos avanzar y pasar página orientándonos a lo que se nos venía encima.

La transformación digital está ya en marcha con un avance hacia lo que algunos han denominado “Cuarta y Quinta Revoluciones industriales”. Y es que silenciosamente va abriéndose paso entre nosotros a una velocidad vertiginosa y para cuando nos hayamos dado cuenta de lo que se nos viene encima quizás sea demasiado tarde.

La inteligencia artificial, el machine learning, la realidad aumentada y virtual, el BlockChain, la internet de las cosas “IoT”, el smart manufactoring, etc. Todas y cada una de estas nuevas áreas tecnológicas avanzan imparables y, seguramente, sin una reacción adecuada y una política ajustada a la realidad, causaran estragos en nuestras sociedades.

Se hace necesario un momento de sosiego para analizar las tendencias implementando medidas oportunas y bien estructuradas. Serán muchos los puestos de trabajo que seguramente se “automaticen”, tales como conducción autónoma, sector financiero y “fintech”, nuevos modelos agroalimentarios de producción y explotación, personal de supermercados, teleoperadoras, agricultores, conductores, operarios, etc. Hay por desgracia muchísimos ejemplos de todo tipo, y es que fuentes de reconocido prestigio internacional estiman que antes de 2030 aproximadamente entre el 21% y el 34% de los puestos podrían desaparecer tal y como hoy los conocemos, si bien es de esperar que sean sustituidos por otros nuevos tal como ocurrió en las anteriores revoluciones industriales.

La automatización podría simplificar y eliminar tareas rutinarias y destrezas manuales que los robots puedan acometer. Pero, en este punto, más que ser catastróficos lo bueno es pensar que con mucho orgullo y con profesionales que brillan por todo el mundo, asturianos ilustres que se dan cita en nuestra asociación, estamos más preparados y mejor orientados, con una formación de base y de calidad en la región y con empresas TIC de reconocido prestigio que eligen Asturias para implantarse o nacer y consolidarse. Existen grandes esfuerzos para adelantarse a lo obvio, estando si cabe más preparados para adentrarse de la mejor manera posible en estas realidades que nos esperan.

Será a partir de ahora un orgullo poder ayudar y apoyar, desde mi humilde experiencia, sintiéndome más unido de nuevo a mi región, a las gentes de Asturias y a nuestros profesionales que luchan dentro y fuera de nuestras fronteras. Orgulloso de que cooperemos conjuntamente para acabar con la pandemia, de forma que los paisanos podamos volver al paraíso natural con trabajos de calidad. Al menos, que sea una cuestión personal, el poder vivir donde cada cual desee aportando siempre valor y ayudando a los demás a adaptarse y crecer personal y profesionalmente.

Muchas personalidades trabajan ya alineadas a los desarrollos y requerimientos tecnológicos necesarios, naciendo startups con un futuro prometedor que serán capaces de dar valor a nuestra economía, canalizando los esfuerzos de una tierra con recursos, con materia gris y gran ambición. Sigamos en esta línea de trabajo que tanto nos enorgullece a los que como yo, anhelamos y dejamos nuestra patria querida para lograr un futuro mejor para las nuevas generaciones. El gran trabajo de ayer da ya resultados hoy y sin duda traerá grandes alegrías a nuestra región.

¡Gracias a tod@s y a seguir luchando por Asturias!

Compartir el artículo

stats