Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Despega la era del turismo espacial

El histórico vuelo suborbital de Virgin Galactic representa sin lugar a dudas el comienzo de la era del turismo espacial. El vehículo Blue Origin financiado por el billonario Jeff Bezos hizo ayer un vuelo de características similares y se espera que más compañías, como SpaceX de Elon Musk, entren en este nuevo sector de la economía del espacio.

Aunque en este momento un asiento en el vehículo financiado por Richard Branson cuesta doscientos cincuenta mil dólares, con el tiempo los precios bajarán sustancialmente y yo creo que en 15 o 20 años los viajes costarán diez veces menos, lo cual hará que el acceso al espacio para la población será más asequible.

Lo que estamos presenciando es análogo a lo que pasó en el siglo pasado con las aerolíneas, con lo que igual que hoy en día viajamos en avión a cualquier parte del mundo en el futuro próximo podremos ir a un “espaciopuerto” y usando uno de estos vehículos viajar al espacio para dar unas cuantas órbitas alrededor de la Tierra o también la Luna y disfrutar de las espectaculares vistas. En unos 15 o 20 años yo creo que tendremos también los primeros hoteles espaciales, a los que cada semana llegarían ferris llenos de turistas para pasar una semana o dos en el espacio.

Estos hoteles creo que serán similares al concepto de estación espacial giratoria propuesto ya en el siglo pasado por pioneros del espacio como Tsiolkovsky y Von Braun, y usado por Stanley Kubrick en su obra maestra “2001: Una odisea del espacio”, y que consiste en una rueda o toroide de largo diámetro que gira con una velocidad angular constante y de una magnitud tal que los ocupantes están sujetos a una aceleración centrípeta equivalente a la aceleración de la gravedad que tenemos en la Tierra. Esta gravedad artificial permitiría una cómoda estancia en este hotel que sería parecida a la que hoy en día se puede disfrutar en un crucero de lujo ya que se dispondría de todo tipo de comodidades como tiendas, bares, cines, restaurantes y centros de ocio.

Los pasajeros dispondrían de camarotes con grandes ventanas que les permitirían disfrutar de las maravillosas vistas de nuestro planeta mientras el hotel esta en órbita alrededor de la Tierra.

Compartir el artículo

stats