Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Indianos

Presente y pasáu d’una figura intemporal

El Tiempu, de pasu per Asturies, paró a echar un pigacín y naide s’atreve a despertalu. Per equí anduvo, estos díes, un indianu de visita, y nunca podemos decir que vaya ser l’últimu: acabaranse los cuélebres, los mineros y cualquier otra especie mitolóxica autóctona… menos la de los indianos. Ye’l destín de los países probes. Vemos la noticia en prensa, y semeyes de mesa puesta col indianu del momentu (que nos trai, d’alluendi l’Atlánticu, contratos y trabayu pa los astilleros) y les autoridaes, unánimente varoniles, en representación del pueblu agradecíu. Ye un “déjà vu” centenariu, una estampa que se podía decorar, ensin caer n’anacronismu flagrante, colgando un retratu d’Alfonso XIII al llau del aparador arimáu a una paré de la sala comedor. “A la una, banquete en uno de los salones de la Fundación Rionda Alonso”, rezaba’l programa col que la villa de Noreña festexó, el 29 de xunu de 1929, a los benefactores locales, don Pedro Alonso Bobes y don Manuel Rionda Polledo, trunfantes emigraos a Cuba y “orgullo del concejo” (afirmó, aquel día, el primer teniente d’alcalde de l’antigua villa condal), constructores d’escueles, de viviendes y d’alcantarilláu. ¡Y de capielles y confesionarios!, amestó’l señor cura párrocu de Santa María. Y a ún da-y por imaxinar, agora que LA NUEVA ESPAÑA saca esta coleción de llibros dedicaos al remotu mundu castreñu astur, una llacuada protohistórica, de llombu a la mar oceánica, ente les cabañes circulares de la Campa Torres, n’admiráu reconocimientu de los cilúrnigos al compatriota retornáu d’Emerita Augusta, aquel fíu segundu de Pistira la de los Ablecos, que marchó’l probín calzando unes corices qu’enseñaben la dea y, venti años depués, volvió, pela cuesta de la pulpería A Caldeira (ya d’aquella flotaba nel aire un misteriosu y premonitoriu arrecendor a octópodos cocíos) de “calceus”, túnica y toga, a cuestes d’esclavos nubios, con séquitu de “amicae” gaditanes y un carru cargáu de plantones d’esos árboles romanos que dan frutos envueltos en cáscares dures (pa cascar unos valen les mueles, pa otros habrá qu’inventar les puertes con tornalices), que tanta fame van quitar. ¡Brindamos por Alaesus Ablecii, l’intemporal y eternu, introductor d’ablanos y nozales, constructor d’escueles y confesonarios, armador y conserveru!

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats