Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Granda

Necrológica

Fernando Granda

Carles Romeu, humorista

Muere el “padre” de “Miguelito”

“Hijo de padre catalán, madre francesa, bisabuelo alemán y niñera aragonesa”, Carles Romeu, humorista mordaz y comprometido, falleció en Barcelona a los 73 años. Polifacético dibujante, guionista y escritor, era uno de los fundadores de la revista “El Jueves” y durante más de tres décadas publicó una viñeta diaria en “El País”.

Carles Romeu, humorista

“Miguelito”, el primo español de “Mafalda”, inició su aparición en el diario madrileño en 1976 y dejó de publicarse en sus páginas el día después de que le despidieran a través de una simple llamada telefónica el día de los Inocentes: “era el día el 2 de enero de 2009, festividad de San Mainquino, san Bladulfo y san Airaldo”, recordaba en sus memorias (“Ahora que aún me acuerdo de todo (o casi)”), publicadas a finales de 2012. Frágil de salud, había recopilado sus recuerdos en medio de sus reflexiones postoperatorias, después de haber superado “más de un tumor”.

Autor de la “Liga de los Sin Bata”, que lideraba Miguelito, nunca perdió el humor. Contaba cuando recogía el premio de humor gráfico Gat Perich que, cuando estudiaba en los escolapios, escribió un artículo que tituló “Yo no tuve una infancia difícil, la tuve idiota”. Más tarde se enteró de que los frailes “habían encargado una misa para salvar mi alma”.

Participó un tiempo en una tertulia que organizaba Luis del Olmo en su programa radiofónico y en una ocasión el radiofonista leonés quiso entrevistar a Manuel Fraga con participación de los tertulianos. Desconozco personalmente la pregunta que Carles Romeu le hizo al fundador de Alianza Popular, pero contaba que la respuesta del político fue contundente: “Si lo tuviera a usted aquí delante de mí, le arreaba un puñetazo y sepa usted, joven, que yo he sido boxeador aficionado”, dijo ya fuera de micrófono.

Después de dejar sin terminar dos carreras y tras diversos caminos laborales, su polifacética trayectoria humorística comenzó en la revista de ciencia ficción “Nueva Dimensión” en 1971. Luego hizo de todo, humor gráfico en prensa, en radio, en televisión, escribió guiones en este último medio, publicó diversas obras de literatura infantil y juvenil y hasta tradujo al español una revista de humor francesa, “Charlie Hebdo”, con motivo del aniversario del terrible atentado a la publicación gala en el que murieron doce personas, entre ellas, seis humoristas.

Romeu fue cofundador de “El Jueves”, codirigió “Mata-ratos” y colaboró en “Triunfo”, “Por Favor”, “Fotogramas”, “Bocaccio”, “El Papus»”, “Playboy”, “Muy Interesante” e “Interviú”. Participó en campañas sanitarias, produjo y escribió guiones para Televisión Española y para TV3. También participó como actor en cine. Sus personajes gráficos Miguelito y Betty traspasaron fronteras y levantaron polémicas. Cuando publicó “El libro rojo del cole”, que luego llegó a decirse que fue el catecismo del 15-M, la entonces concejal de Cultura del ayuntamiento de Madrid, la abogada Cristina Almeida, lo propuso como lectura en las escuelas lo que motivó la consiguiente controversia nacional política-educativa-religiosa, aunque Romeu lo consideró casi como una manual para boy scout.

Vivía (cuesta trabajo decirlo en pasado) entre la Diagonal y Port de la Selva, decía, tengo perro, cuñadas y derechos de autor. Fue instalador de rótulos luminosos, de mecheros de gas de las antiguas calderas, rotulador de cintas de coronas fúnebres, ayudante de buzo, camarero y otros oficios que mejor no contar, señalaba en sus memorias. Y decía que con sus colegas Tom y Perich había emprendido distintas iniciativas humorísticas, pero “siempre hemos dejado pasar la oportunidad de hacernos ricos. Hemos abierto camino para los demás y después nos hemos sentado en la acera a verlos pasar”.

En una época en “El País” hablábamos todos los días por teléfono entre Barcelona y Madrid. Además de la viñeta de Miguelito siempre tenía algún chiste que contar, una broma, una ocurrencia. Era entrañable “el Tomeu, tu”.

Compartir el artículo

stats