Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Les perres del indianu

Si todo el talento y parte del capital de los indianos se pusieran al servicio de Asturias no harían falta fondos europeos para procurar el rescate pandémico de esta región. Incluso esas ayudas comunitarias quedarían en menudencia o calderilla. Con una docena de brillantes cabezas como la del empresario astur-mexicano Antonio Suárez, propietario del imperio pesquero y conservero Grupomar, al servicio del terruño, el Producto Interior Bruto autonómico se dispararía. Y dejaríamos de transitar en el vagón de cola de la economía nacional, en riesgo de acabar en vía muerta; o podríamos albergar la esperanza de poder abandonar la resignada postura de quietud en el andén, con un fardo de pertrecho a los pies aguardando el último tren, que nunca llega.

El hombre que ha rescatado un astillero en Gijón con el encargo de fabricar varios de los barcos de su inmensa flota, merecidísimo hijo adoptivo de la villa de Jovellanos merced a esa singular generosidad con sus orígenes, defiende que hay que hacer del Archivo de Indianos de Colombres el centro de referencia de la emigración española hacia América. Y si el dilecto empresario defiende ese empeño demos por seguro que se logrará. Su trayectoria vital y profesional y su amor indisimulado por Asturias lo convierten en el estandarte de cualquier iniciativa que tenga como pegamento a los emigrantes más acaudalados.

Si todas las fortunas pudientes del otro lado del Atlántico o afincadas en playas de otros mares siguieran el ejemplo de Suárez y decidieran ponerse de acuerdo en crear una fundación, o encauzar un “lobby” de notables dispuesto a invertir en los sectores estratégicos de esta región, a patrocinar becas para los estudiantes más brillantes, favoreciendo su formación en los mejores centros y universidades, a organizar eventos que atrajeran a esta región experiencias de éxito… Si este sueño de muchos se cumpliera, los tiempos para Asturias trocarían en más halagüeños con la ayuda de les perres del indianu.

Compartir el artículo

stats