Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Revilla

Solidaridad y justicia

El futuro modelo de financiación debe surgir del consenso interterritorial

LA NUEVA ESPAÑA ha pedido a los presidentes autonómicos que serán los aliados de Asturias en la batalla por la financiación autonómica que expresen cuál es su criterio sobre cómo debe garantizarse que la prestación de los servicios sea homogénea en el conjunto del país. Tras los artículos de los presidentes gallego, Alberto Núñez Feijóo (PP) y castellano-leonés, Alfonso Fernández Mañueco (PP), el jefe del Ejecutivo de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, señala hoy los criterios que a su juicio debe incorporar el futuro sistema de financiación autonómica, que debe surgir de un consenso multilateral y de la solidaridad interterritorial. 

España tiene pendiente desde hace años la actualización del sistema de financiación autonómica, una reforma que requiere un consenso multilateral, a partir de las necesidades diversas de todas las autonomías, para lo cual es imprescindible actuar con criterios de solidaridad y justicia.

En este proceso no son concebibles las negociaciones bilaterales, ni mucho menos soluciones que no se ajusten a los principios de solidaridad, suficiencia, equidad, transparencia, corresponsabilidad fiscal y garantía de acceso de toda la ciudadanía española a los servicios públicos.

Para ello, la reforma del modelo vigente debe responder a 6 prioridades irrenunciables:

1. Las necesidades de financiación deben tener como límite inferior la financiación real obtenida por cada autonomía en aplicación del modelo vigente; es decir, mantenimiento del status quo, para que ninguna autonomía vea empeorada su posición financiera como consecuencia de la reforma.

2. Las necesidades de financiación deben fijarse conforme a las necesidades reales de cada territorio, condicionadas por el coste unitario de la prestación de servicios, que no es el mismo para todas las comunidades autónomas. Esto no es un privilegio, como algunos intentar sugerir, sino que responde al coste real de prestación de los servicios.

3. Máximo respeto al principio de lealtad institucional, de modo que se articulen instrumentos para compensar financieramente a las autonomías por decisiones unilaterales del Estado que les supongan hacer frente a mayores gastos por la prestación de los servicios.

4. Potenciación del principio de suficiencia financiera para que todas las autonomías dispongan de recursos suficientes para financiar el total de los servicios de su competencia, tanto presente como futura.

5. Fomento de los mecanismos de solidaridad interterritorial para garantizar la prestación de los servicios en condiciones similares de calidad para todos los españoles, sin que las diferencias de riqueza entre los territorios generen desigualdades prohibidas por la Constitución entre la ciudadanía.

6. El Fondo de Compensación lnterterritorial deberá contar con una adecuada dotación presupuestaria y la distribución de sus recursos deberá tener en cuenta no solo a las regiones con menor renta, sino también a aquellas que a lo largo del último periodo de revisión del sistema tengan un crecimiento más modesto de su economía.

Compartir el artículo

stats