Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

Demonización del adversario

La demonización del adversario figura como el gran martillo pilón táctico de una izquierda nacional que da para eso y poco más. En una democracia señalar está feo; establecer “cordones sanitarios”, además de infantil, resulta grotesco y atenta contra la esencia participativa y la pluralidad política. El Partido Popular, que tantas otras veces ha condenado este gesto, optó por hacerse a un lado en Ceuta y permitir que prosperara la declaración del líder de Vox como “persona non grata” por parte de otras fuerzas.

Ello ha traído consigo una marejada en el centroderecha precisamente cuando los sondeos electorales más favorecen la unión de sus intereses ante el deterioro del Gobierno. Para ser exactos los intereses de los populares, que son los realmente favorecidos por el supuesto viento de cambio. Puede que esto último ayude a entender la pequeña crisis cainita de uno de los espectros ideológicos. Como consecuencia de lo de Ceuta, Santiago Abascal no ha tardado en decir públicamente que las relaciones con el partido de Casado están rotas y que a partir de ahora votarán lo que les parezca en las autonomías donde apoyan a los gobiernos de signo popular. Probablemente es lo que tiene que manifestar para mostrarse ofendido ante sus electores, aparentar distancias y detener la fuga de votos al PP. Es lo que, durante años, hizo el lepenismo en Francia para explicarles a los franceses que votar al Frente Nacional no era lo mismo que hacerlo por la derecha gaullista de siempre.

Casado, a su vez, consciente de que Vox tiene un límite para pronunciarse contra el PP favoreciendo con su rupturismo a la izquierda, parece imperturbable. Tampoco ha aprendido cómo librarse de esa imputación demonizadora que la izquierda practica con la derecha cada vez que las encuestas no le son gratas y que siempre concluye trayendo a colación el pretendido pasado franquista de los populares directamente o través de Abascal. De modo burdo, pero eficaz en mentes simples y sectarias.

Compartir el artículo

stats