Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

¿Final de un mundo?

El título va entre interrogantes porque ya no está uno para profecías, y menos de tipo apocalíptico (la P realidad le ha comido el terreno a las peores, jubilando a los profetas). Venimos de un mundo regido por el Just in Time, que eliminó los almacenes de larga estancia, sustituidos por la llamada logística, en la que se mira al stock como a rata en granero. En el fondo otro modo de ganar más a costa del consumidor, o sea, de explotarlo: como para no tener capital inmovilizado el vendedor no tiene nada de nada en tienda o taller, es el consumidor el que tiene que perder su tiempo (es decir, su dinero). El problema es que en ese sistema la maquinaria iba tan ajustada que en cuanto la economía pandémica se puso a temblar todo se ha ido a la P mierda. Ahora tiene uno que esperar meses para casi todo. Finalizado el mundo del Just in Time, ¿qué mundo nos aguarda?

Compartir el artículo

stats