Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Naz una estrella

La defensa de los investigaos na violación de Xixón

Llangreo acaba d’estrenar temporada de cine de veranu proyectando “Ha nacido una estrella”, y ye un gran aciertu porque esta fue la selmana que munchos descubrimos a Germán-Ramón Inclán Méndez.

El defensor de los investigaos por una presunta violación na villa de Jovellanos irrumpió, desbocáu, nel panorama informativu. A les puertes de los xulgaos, delantre una maraña micros, reservose’l derechu de llamar a declarar al presidente asturianu, a l’alcaldesa de la villa actual y a la precedente, a la ministra d’Igualdá, a la delagada del Gobiernu y a la de mi madre, toos ellos “indigentes intelectuales”, por enguizar a la ciudadanía, tal como él lo ve, contra los sos defendíos. Y escandalizose, en particular, de qu’use la espresión “terrorismo machista” Adrián Barbón, “un presidente del Principado de un partido que está aupado en La Moncloa gracias a un pacto con un partido sí terrorista, como es Bildu, los filoterroristas de ETA. Esos sí son terroristas.” En fin: Inclán Méndez nun debe esperar muncho más de determinaos políticos “estos individuos a los que les pagamos el salario todos los meses, muy buen salario, por cierto”, ponse él. Ún, como ye un probe ignorante, nun acaba d’entender la estratexa del abogáu. Hasta podía paecer qu’aprovecha la defensa pa soltar demonios políticos personales, que se ve en campaña electoral al fondu a la derecha… Pero, ya digo, será que soi, yo tamién, un “indigente intelectual” y nun me da la cabeza pa entedelu.

Hai un momentu verbal magníficu nes declaraciones d’Inclán Méndez. Trescribo literalmente: “No es suficiente pena que a una persona se le condene por violar a una mujer, lo cual nos parece, en principio, completamente negativo, sino que se emplea el término terrorismo.” A ver, don Germán-Ramón, ¿“en principio”? ¿“En principio” ta mal condenar a los violadores? ¿O violar a una muyer ta mal, pero solo “en principio”? Desfáiganos l’ambigüedá. Y, ya de pasu, esplíquenos por qué evita’l sustantivu “hombre” y lu cambia por “persona”, cosa que nun fai con “mujer”. ¡Ah!, y comete usté un error leísta: a una persona “se la condena”.

Y ya inmersu nel torrente oratoriu, Inclán Méndez ábre-yos una nueva vía de negociu a los notarios, por si yera poco rentable la profesión, dando entender que, a los paisanos, puede interesanos contar con ún al llau, cuando vayamos a echar un quiqui, pa que dea fe de qu’hai consentimientu, vista esta llei “acéfala, sin cerebro, porque obliga al varón, en este caso cuatro varones, a que constantemente esté verificando el consentimientu de la mujer”. Nun sé, véolo un poco estravagente, o vicioso. Ún quier más asumir ciertos riesgos que tener, al llau, un notariu a manera de preservativu.

El locutor radiofónicu d’un noticiariu astur que daba, díes atrás, noticia de les declaraciones d’Inclán Méndez, amestaba un datu peculiar: el letráu llevaba una fociquera de la Legión. Esti detalle, innecesariu, evidencia que los medios ya lu ven, vamos decir, pintorescu. Si entra usté na web del so bufete, verá, ondeando, una rojigualda virtual y, na reseña biográfica inserta, podrá saber de la trayectoria castrense del profesional, porque cuenta la mili y cómo lu condecoraron por impedir una guerra (la de la xarda, la del bocartín… quedaría anónima, por non nata) ente pescadores cantábricos.

Ún rómpese la cabeza pensando cómo pudieron dar los cuatro presuntos con esti abogáu tan amañosu. ¿O buscaríalos él a ellos? A saber. En fin: nació una estrella. Los presuntos podrán ganar o perder nos tribunales pero ún camienta que Germán-Ramón Inclán Méndez namás puede ganar. Media España esperaba por él.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats