Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tino Pertierra

Solo será un minuto

Tino Pertierra

¿Y qué me dices del miedo?

Yolanda: “Tengo teorías un tanto particulares sobre esto de vivir. No digo que sean originales, porque a estas alturas no hay nada ni nadie original, pero creo, sospecho, intuyo que no es algo que comparta mucha gente. Por ejemplo, lo que para muchos son problemas, para mí son oportunidades. Por eso nunca me enfado por que mis jefes me hagan encargos cargantes. Yo me esfuerzo por sacar partido, y estoy convencida de que se puede sacar provecho a todo si pones el interés suficiente, la curiosidad necesaria y la humildad reforzada. ¿Y qué me dices de los obstáculos que te van saliendo en el camino? Los clasifico como lecciones, unas veces importantes y otras secundarias, pero en todos los casos cargados de información y resultados. Pasemos a los errores: variantes del acierto que te sirven para aprender y hacerlo mejor la próxima vez. Es importante eso de la próxima vez: cuando se pueda dar, cógela.

Los rivales. Enemigos no, me parece demasiado arrogante considerar que los tienes. Pero siempre hay gente con la que te llevas mal, o se empeña en llevarse mal contigo, y tampoco tiene sentido pretender congeniar con todo el mundo. De eso nada, limonada: hay personas tan agrias que no hay manera de endulzarlas. Los rivales son maestros. Como lo oyes. Sus enseñanzas son más provechosas cuanto más se empeñan fastidiarnos o adelantarnos por la derecha. Las flaquezas son una manera de coger impulso, que caer es un buen ejercicio de resistencia y que levantarse se convierte en un compromiso. Ignorar es el primer paso para conocer y la decepción es nutritiva para la confianza: se gana más que se pierde cuando alguien te falla. Liberas peso, ya sabes. ¿Y qué me dices del miedo? Te enseña el verdadero valor de lo que tienes y de lo que quieres tener”.

Compartir el artículo

stats