Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Buenas razones para no hacer

Para el mes de agosto todo el mundo suele programar las cosas que el curso laboral ha dejado pendientes pese a las holguras de la pandemia. No solo rara vez se cumple el programa sino que a veces ni siquiera se inicia, y me parece saludable que esto ocurra, pues el único descanso verdadero consiste en no verse acechado por obligaciones a fecha fija. Un amigo bastante filósofo, exdevoto de Jung y afín hoy a prácticas de santería, ejercita de forma casi sistemática la procrastinación (o sea, dejar las cosas para otro día) asegurando que así habrá para él un mañana, algo que a partir de una edad está más por ver cada día. El argumento consiste en que esas cosas pendientes tienen su vida en algún plano, y desde él nos sujetan pidiendo lo suyo. Al verme escéptico me dice que pruebe a cumplir con todo lo pendiente y ya veré lo que me pasa. Por si acaso, tengo una nueva razón para no hacerlo.

Compartir el artículo

stats