Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Antonio Lázaro

Carreteras, caminos y afines

Tengo muy claro que los medios de comunicación son la mejor vía, el camino, para acelerar o desatascar obras de carreteras pendientes. Parece ser que los titulares marcan la impronta en lo referido a las demandas viarias, acelerando, desatascando o ralentizando asfalto y controversia. La hemeroteca, esa eterna tortura de gestores, opinadores y políticos despistados, suele refrescar el olvido voluntario o rescatar lo que no nos interesa recordar en el momento más inesperado. El Puente Quinzanas, la carretera de Ranón o la del Valle de Arango, junto con la vecina de La Espina, han copado el top viario de los últimos meses en el Bajo Nalón. Recuerdo cuando se iba a parar el mundo si no se hacía o se mejoraba la vía –o autovía– que iba a unir de manera más rápida Soto y Pravia no hace muchos años atrás. Pues bien, el mundo siguió girando y los peces siguen bebiendo en el río. 

Compartir el artículo

stats