Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

De la tierra y del Cielu

La penúltima crisis del PP en Xixón y l’ataque a los canónigos de la Catedral d’Uviéu

1 De la tierra. Nun ye elegante dexar un grupu políticu y aguantar el cargu que se desempeña (o del que se disfruta) a cuenta de la militancia abandonada. Alberto López-Asenjo tendrá o non razones pa caltener viva la llarga tradición cainita del PP de Xixón (que tantes satisfaciones-y produz a la izquierda, d’otra manera) pero ye evidente que nun se presentó coles sigles propies (ALA) a les municipales de 2019. Agarrase a la conceyalía que ganó’l partíu ye, moralmente, perfeo. Ún piensa qu’eso que siempre s’entendió, n’Asturies, como “un peisanu”, cuando marcha, marcha. Igual se permite soltar un cagamentu de despedida, o nin siquiera, pero marcha. El viciu, claro, ye sistémicu: vien de serie cola partitocracia. Pero, mientres que nun haya listes abiertes, cosa que nun paez que vaya pasar nunca, los escaños gánenlos los partíos, non los candidatos. Habrá que demostrar un plizcu de fidalguía y aventar, con displicencia, el llaveru coles llaves del despachu y la bandera d’España enriba la mesa, pa la siguiente nel cargu. Y pa casa. Porque, si non, la xente, que ya sabemos lo mala que ye, empieza a decir que quies embolsar les perres del sueldín de papu y hasta te llama trans(fuga). O’l conceyal “moonwalker”, que cuando anda recula.

2 Del Cielu. Perdóneme’l retrasu col que toco l’asuntu, pero nun soi a dexar pasar el casu de les agresiones a los canónigos de la catedral d’Uviéu de va diez díes. ¿Acuérdase usté? N’acabando la misa, presentose na sacristía un paisanu enfadáu porque-y negaren la comunión na boca y entamola a palos col clérigu celebrante, otru compañeru y un sacristán. Deteníu l’agresor, vien la esplicación de siempre: enfermedá mental. ¡Qué tiempos decadentes vive la Ilesia católica! ¿Cómo consiente que la ciencia diagnostique, con desapegu atéu, lo que, evidentemente, ye un ataque del malignu? Sabemos, por los señores Cunqueiro y Perucho, que la tropa de Satanás puebla ente nosotros marutada de cualquier cosa: pescaderu, conseyera d’Educación o articulista de prensa. Repase usté “Las aventuras del caballero Kosmas” y verá los disfraces traidores del multiforme Arnulfo, cornudu infiltráu pa perxudicar la cristiandá y al so paladín Kosmas. Nel casu d’Uviéu, la cosa salta a la vista. Cuando lu interrogaron, l’agresor manifestó qu’actuó como lo fexo porque la homilía fuere penosa. Tales declaraciones tienen un propósitu palmariu: el descréditu de la santa misa basilical, que tanto perxudica los planes de Belcebú pal mundu. Ye maniobra torpe, sí, pero hai que considerar que los endemoniaos nun son intelixencies superiores. Si lo fueren, entenderíen lo imposible de la so guerra cola divinidá. Más tovía: quería la comunión a la boca, y ún ve clara la intención de morde-y la mano al cura. Los soldaos del avernu son, pal espíritu, lo que’l dragón de Komodo pa la carne: inféstenlu d’un ñascu y probe de l’alma del mordíu. Hai documentación clásica y fiable al respectu (“De putrida bucca”, Bavor Moraviae, 1574). En fin: ún esperaba más d’esti obispu. Satanás mánda-y un terrorista a casa y él cédelu a los de les pastilles. “O tempora...!”

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats