Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

El caso Almodóvar

Los grandes aportes de España a la historia de la literatura son la novela picaresca y la tragicomedia. No es su única fuente pero sí un afluente principal. El triunfo mundial de Almodóvar es deudor de haber puesto al día con maestría y formidable aparato formal esa tradición, en especial la de la tragicomedia, género en el que se maneja una palanca monomando que inclina el eje hacia la tragedia o hacia la comedia. El material que usa Almodóvar es casi siempre el mismo, el complejo antropológico sexo +/- maternidad, pero lo que cuenta es el registro. Bajo el cómico –con un trasfondo trágico– reluce el talento de Almodóvar, bajo el trágico lo empaña (y cada vez más) una nube de sensibilidad lacrimógena. La cosa va en gustos, claro, y él va subido a la cresta de la ola de los tiempos, que son los que son. Aunque de “Madres paralelas” solo conozco hasta ahora reseñas, el título ya dice mucho.

Compartir el artículo

stats