Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

El regreso de las colas

Las colas de siempre nunca se habían ido del todo, pero con la pandemia han vuelto con fuerza y por lo que vamos viendo para quedarse. Las colas no son solo las de personas puestas en fila para entrar en algún sitio, sino también las virtuales de las citas previas, los teléfonos a los que nadie se pone (o correos a los que nadie contesta) y las listas de espera de cualquier cosa. Las colas son una sangría de tiempo perdido, de eficiencia del sistema y de crédito social de los responsables, públicos y privados. Pero, peor todavía que eso, son una manifestación de microdespotismo y de desprecio a quienes las sufren. En paralelo a la pandemia vírica se fue extendiendo, como una enfermedad oportunista, un estado de indolencia y caída de tensión en los servicios públicos y privados que no acaba de remitir y aflora en las colas. Esperemos que no sea otro rasgo de la nueva normalidad.

Compartir el artículo

stats