Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Granda

Aquel periódico, este periódico

Bienvenida a “El Periódico de España”

“Tenemos el penoso deber de informar a los lectores que una Resolución del Ministerio de Información y Turismo cancela la inscripción del “Madrid” en el Registro de Empresas Periodísticas”. Con esas líneas el desaparecido diario madrileño comunicaba a la audiencia el cierre de la publicación. Del hecho se cumplen ahora cincuenta años. Un nuevo periódico nace estos días, lo que representa una voz profesional en este mundo de múltiples, polémicos y muy diversos sistemas y medios de comunicación. Corría el otoño de 1971 cuando la administración franquista liquidó el rotativo que dirigía Antonio Fontán, que posteriormente sería el primer presidente del Senado democrático, en un tiempo en que se publicaban en la capital al menos ocho periódicos diarios, cinco matinales y tres vespertinos.

El “Madrid”, fundado pocos años después de la contienda civil era un diario modesto económicamente que tuvo fundamentalmente dos empresarios y que en los años sesenta del pasado siglo perteneció a un grupo de personas que representaban las tendencias políticas que gobernaban España (falangistas, los llamados tecnócratas y monárquicos reformistas), con criterios diferentes respecto al franquismo. Ello originó que el periódico adoptase una línea crítica respecto a la política oficial y “a favor de una evolución democrática sobre todo en ‘libertades personales y públicas; libertades políticas, económicas y sociales’”, señalaba el informe “Los periódicos españoles en el tardo franquismo”, publicado por la Universidad Francisco de Vitoria.

Esta tendencia, propiciada desde París por Rafael Calvo Serer, presidente de su Consejo de Administración, miembro del Opus Dei y articulista autor de textos como “Retirarse a tiempo. No al General De Gaulle” (30 de mayo de 1968), en el que comparaba la situación teórica entre el presidente francés y el general Franco y sugería la retirada del Jefe del Estado español, fue lo que irritó al Gobierno que decretó el cierre del diario durante dos meses, que luego se prorrogaron otros dos. Esto confirmó que la “apertura” de la que presumía la ley de prensa promovida por Manuel Fraga no garantizaba libertad alguna e inclinaba al vespertino, junto al otro rotativo del Opus (“Nuevo Diario”), a liderar la débil y teórica oposición periodística. Becario durante unos meses en la sección de Internacional del “Madrid”, dirigida por el inefable Antonio Sánchez-Gijón, en 1970, me ejercité junto al profesor Manolo Pizán en la redacción de noticias telegráficamente recogidas por los corresponsales en el extranjero. Una inestimable escuela práctica.

Más de doce años después de su cierre, tras larga cadena de recursos, el Tribunal Supremo sentenció a favor del diario, cuya voladura física se había realizado en 1973. La prensa internacional recogió el espectacular derribo con una foto realizada por el cineasta Javier Aguirresarobe. “Nos encontramos, pues, ante una decisión de indudable trascendencia para el futuro de la prensa libre en España…”, escribió en 1984 en un número recordatorio de aquel cierre, Calvo Serer, que añadía: “El diario ‘Madrid’ desarrolló (...) una labor eminentemente periodística de información independiente, de crítica y de orientación de la opinión pública”. En el trigésimo aniversario de su cierre Luis Carandell escribió: “Había empezado a contar cosas que realmente pasaban, lo que era una rareza en un diario de la época”.

Medio siglo después del cierre administrativo de aquel diario liberal nace “El Periódico de España”, que publica Editorial Prensa Ibérica, ya con dos docenas de cabeceras diarias –entre ellas, LA NUEVA ESPAÑA– en los kioscos de diversas provincias e Internet, además de varias revistas, un par de canales de televisión y otros temáticos. Es decir, gran experiencia informativa. Sale a la calle con una nueva redacción en Madrid, dirigida por un veterano periodista, Fernando Garea, con larga experiencia como corresponsal político en “El Mundo” y “El País” y tras presidir la Agencia Efe. Bienvenido sea.

Compartir el artículo

stats