Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

¡Qué cabecines!

El cartel de Vox contra Adrián Pumares

Adrián Pumares molésta-y a la derecha casturiana porque ye la constatación de que nun hai que ser roju nin separatista pa considerar que los falantes de les llingües vernácules d’Asturies tienen derechu a que se cumpla pa ellos, como pa tantos otros españoles, l’artículu 3 de la Constitución. Casi tol mundu (casi) condenó la valla publicitaria que lu espón y lu insulta por tar dispuestu a dar el so votu favorable a la cooficialidá, llegáu el casu de que prospere la reforma estatutaria. El cartelón mete mieu por más d’una razón. Por exemplu, por feu. Paez ser que lu pagó Vox. Ún nun sabe por cuánto-yos salió a los nacionalistes señardosos pero, si pagaron dalgo por él, fue poco. El que tea dispuestu a gastar perres nun adefesiu tal merez que lu abrasen (económicamente, usté ya m’entiende). Esi fondu color verde sapu, esa tipografía de manual de Primaria, esi criteriu caprichosu col cuerpu de la lletra que diba suponer el despidu fulminante de cualquier publicista (destacar “progres” al tiempu que “millón” ye engrandecelos doblemente, ¿nun se dan cuenta?), esa redación torpe por imprecisa (“Los progres quieren imponer a un millon [sic] de asturianos una lengua que no es la suya”: ¿”la suya” de quién, de los progres o del millón d’asturianos?), esi desconocimientu de la regla más elemental d’acentuación del castellán escrito (les palabres agudes acabaes cola consonante ene lleven tilde: “millón”) y, lo que ye más gordo, esi reconocimientu esplícitu de la condición de “lengua” del asturiano cuando de lo que se trata ye de negalu… ¿podremos pensar que son frutu d’una fonda reflexón política o serán la mazana pocha que pinga d’una caña seca del árbol del intelectu?

Y, después, ta lo de la cabeza (cortada) de Pumares con un aspa cruzándo-y la boca. Interpretalo nun resulta fácil. ¿Ye una mordaza simbólica y faltona, ye pone-y una marca con efectos imprevisibles? Ún nun sabe a qué carta se quedar. L’ambigüedá que prevoca nun dexa de ser pueril, una picia boba d’eses que’l parturientu disfruta riéndose ente dientes cola vocal i. Si esi ye l’efectu que pretendía la “intelligentsia” de Vox, puedo pensar, tamién, que fueron ellos los qu’escoyeron la tipografía; y, si nun se dieron cuenta, peor. ¡Qué cabecines!

Compartir el artículo

stats