Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Foro y su trampa saducea

Las condiciones del partido de Moriyón para apoyar la cooficialidad

Adrián Pumares, en la Junta del Principado Irma Collín

¿Está Foro dispuesto a pactar una reforma estatutaria que suponga una declaración nominal de cooficialidad? Pues siendo muy generosos, es dudoso. Como todos ustedes saben, para ese “sí”, semiForo, es decir, el del diputado Adrián Pumares, no el del otro diputado, Pedro Leal, ha planteado una serie de condiciones: liquidar prácticamente el impuesto de Sucesiones, rebajar en medio punto los cuatro primeros tramos del IRPF, tipos reducidos para la primera adquisición de vivienda para jóvenes y en núcleos rurales, destinar el 5% de presupuesto autonómico al impulso demográfico (¿), políticas de apoyo al mundo rural, algunas líneas de inversión y, final, y tal vez especialmente, que el PSOE xixonés se trague su Plan de Vías para la futura estación y vuelva al plan anterior, que acaba de anular, el que proyectaba la anterior alcaldesa, doña Carmen Moriyón, de Foro, presidenta hoy de dicho partido.

Digámoslo de mano, algunas de las propuestas de la formación excasquista parecen razonables y pudieran ser atendidas, aunque habría que señalar qué otras partidas se reducirían o qué impuestos se subirían para cuadrar los ingresos, sobre lo que, naturalmente, nada se dice. Ahora bien, los foristas saben de sobra que hay algunas de sus propuestas que provocan un rechazo absoluto en dos, al menos, de los partidos que apoyan la cooficialidad, Podemos e IU, y seguramente también en el PSOE. Lo es, sin duda, la del impuesto de Sucesiones, seguramente también la del IRPF. Pero, además, para los socialistas hay otra condición imposible, el trágala del Plan de Vías de la Villa de Xovellanos. En esa medida, la propuesta foro-pumarista es una trampa saducea: malo si se acepta para quien la acepte, malo si no se acepta, pues quedarán como culpables de no haber querido la reforma estatutaria.

¿Juega Foro de farol y es capaz de modificar o eliminar las propuestas inaceptables para las demás fuerzas políticas y está en estos momentos, simplemente, ocupando un espacio para llamar la atención sobre su programa? ¿O no? ¿O de lo que trata es de, al tiempo que publicita su programa y atrae la atención, tener una disculpa para hacer recaer sobre las espaldas de los demás el fracaso negociador?

Con todo, y de alcanzarse un acuerdo, podríamos llegar a la paradoja de una cooficialidad sin cooficialidad. Como saben ustedes, el cumplimiento del artículo 3 de la Constitución (“Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos”), esto es, la declaración de oficialidad, es un puro flatus vocis, un contenido jurídico inane y vacuo hasta tanto una ley posterior no desarrolle esa oficialidad y la dote de contenidos, reglamentos, etc., hasta que diga cómo será de amable o poco amable, por ceñirnos a un vocablo de moda.

Foro exige para esa ley de desarrollo normativo un quórum de 3/5 de la Cámara, esto es, 27 votos. Esa ley tendría que negociarse en la próxima legislatura. Pero no es imposible que la composición de la próxima Xunta no cuente con la presencia de Foro y que el equilibrio de fuerzas entre izquierda y derecha sea el mismo que ahora, 26 la izquierda, 19 la derecha, con Cs presente o no, o, incluso, con una mayor presencia parlamentaria de la derecha. De ese modo, la cooficialidad no sería más que una palabra espetada en el Estatuto, como un coleóptero disecado y clavado con alfileres, pues no podría ponerse en práctica.

En esas estamos, como calificaba don Torcuato estas situaciones de inevitable salida con daños, no para el proponente, sino para aquellos a quienes se les propone. Eso, dentro de la Cámara, que también existe el fuera, es decir, los asturianos.

Compartir el artículo

stats