Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xuan Xose

Lo global, lo local y lo de siempre

En Xixón acaba de darse una negociación que no ha llegado a puerto y que ejemplifica la evolución de los negocios, las relaciones laborales y el empleo en los últimos tiempos, sus ventajas e inconvenientes.

Las tres cooperativas de taxis de Xixón han tratado de llegar a un acuerdo de fusión que no ha podido cerrarse. La causa principal ha radicado en los empleos ligados a las centralitas de recepción y comunicación. Una de las tres sociedades tiene el servicio externalizado (en Colombia) y sus costes son relativamente fijos y menores. En caso de despidos o bajas no existen gastos. Las otras dos tienen aquí sus empleados y no quieren prescindir de ellos.

No hace falta señalar que la baratura del servicio y la ausencia de costes de uno conllevan la transferencia de riqueza y empleo fuera de de España. En los otros dos casos, el mayor gasto y riesgo aporta la creación de riqueza y de empleos aquí, de vecinos, de compañeros.

Inútil apuntar que esos dos modelos de gestión, digamos el “tradicional” y el “moderno”, se hallan en conflicto casi universal en todos los ámbitos empresariales y que, si, por un lado, permiten mayor competitividad y mantenimiento de la actividad, por el otro precarizan el empleo o lo trasladan a otros países.

Donde no parece haber novedades y donde la relación entre costos y servicios no parece cambiar nunca es en las administraciones públicas, que disparan con pólvora del rey, muchas veces contra sus administrados. Así, por ejemplo, el empeño obsesivo de los ayuntamientos en producir las mayores molestias a los conductores (que pagan por vía doble el uso del coche) y llenar las calles de carriles bicis que, salvo los de recreo, no tienen apenas ocupación.

Y encima, en sus ideaciones, en Xixón pretendían sacar adelante un millonario y deficitario plan de bicis “públicas”, al que hasta los suyos se han opuesto.

Compartir el artículo

stats