Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Moscas de otoño

El llamado reino animal es en realidad un enorme corral con tres cercados, animales para matar, animales para comer y animales para cuidar, que corresponderían a las tres partes del mundo, salvaje, rural y urbano, relacionándose a la vez con tres pasiones humanas: la lucha, la subsistencia y el amor. Si esas diferencias hacen ya difícil construir una ética de relación con los animales, aún falta lo peor: qué hacer con los insectos, a los que solemos negar inteligencia (o sea, alma) para poder deshacernos de ellos sin reparo moral. Pensaba en esto al entablar una difícil convivencia con la última mosca en casa de la temporada, que tras sobrevivir a la primera parte del otoño se muestra particularmente merodeante y latosa, como si necesitara de modo desesperado la cercanía de los cuerpos. Estaba ya dispuesto a tolerarla cuando la preinvernada se la ha llevado. Descanse en paz.

Compartir el artículo

stats