Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

Esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Propósitu d’enmienda

La condena a l’anterior cúpula d’UGT Asturias

Ún ta gramaticalmente escarmentáu y nun quier tracamundiar, na palabra “xusticia”, el sustantivu común abstractu y el propiu que singulariza ún de los poderes del Estáu. Na sentencia dictada contra los seis que fueron cúpula del sindicatu UGT Asturias, podrá identificase solo una de les dos xusticies, o les dos de la mano, según amores y odios. Esti ignorante que firma nun los tien al respectu y, amás, desconoz el miollu del Derechu qu’encontia la resolución. Siempre-y abultó, de toles maneres, que les penes de prisión teníen que se limitar a los que, sueltos pela calle al llau d’usté o del míu, pueden suponer un peligru, y nun abulta’l casu d’estos seis, como de tantos otros delincuentes de guante blancu.

Más seguridá siente ún tocante a los comentarios que la noticia causó. Interrogáu al respectu, el principal protagonista d’esti drama xudicial, Justo Rodríguez Braga, que fuere secretariu xeneral de l’asociación, nun se declaró porque “es un tema del sindicato”. Como estratexa, ye ridículu esi desentendimientu, esi “la cosa nun va comigo”. ¿Cómo nun va dir con él si ye a él, personalmente, al que-y espeten dos años llargos de cárcel y casi 600.000 euros de multa? ¿La xueza manda, pal cuartón, una bandera colorada con dos manes enllazaes en mediu d’ún círculu blancu o mándalu a él? ¿Será la cárcel un cuartu de banderes?

Fernández Lanero, sucesor de Rodríguez Braga al frente de la UGT, agárrase a la táctica del ventilador: diz que los que soltaben les perres, directores xenerales del Serviciu Públicu d’Empléu del Gobiernu asturianu d’aquellos años, son tan responsables o más del delitu, si lu hubo, porque dieron de pasu les operaciones agora declaraes irregulares. Pero la xueza discúlpalos con indignidá: fueron incompetentes. Esa denigración d’aquellos cargos nun paez que vaya contentar al sindicatu, qu’anuncia recursu.

Entiende ún que Fernández Lanero nun tien por qué facer, a títulu personal, actu de contrición, nin él nin tampoco UGT Asturias, porque, si me lo permite usté, UGT Asturias nun esiste. Como nun esisten Comisiones Obreres, nin el PSOE, el PP, La Fundación Princesa de Asturias, la Hermandad de los Estudiantes d’Uviéu o l’Asociación de Vecinos de La Fresneda, qué sé yo… Esisten persones que, transitoriamente, guárdense embaxo la capa d’unes sigles o d’un nome propiu colectivu a efectos nobles o indignos, según. Por eso, repito, l’actu de contrición nun-y toca a Fernández Lanero, como tampoco’l dolor de los pecaos, y demandá-ylo a UGT Asturias ye demandá-ylo a una fantasma verbal. Pero’l propósitu d’enmienda, o dalgo pol estilu, nun ta de más nesti asuntu. Esta sentencia, como’l casu Villa anantes, desacrediten, gravemente, el sindicalismu (ente otres coses porque la xente, enquivocao, sí cre qu’esisten los sindicatos, ¡vaya por Dios!). Felices, el (dizse) protopopular coordinador de Ciudadanos, Nacho Cuesta, y el portavox del monosílabu nefandu resfreguen les manes señalándo-yos, a los medios de comunicación y a la sociedá, la corrupción y la rapacidá de los representantes de los obreros y, en consecuencia, de forma tácita, animando al desentidimientu del asociacionismu de clase. Y ye lo que tienen que facer: son derecha. Si-yos lo ponen a güevu (perdóneme usté la espresión), más fatos diben ser de nun lo aprovechar. Y son estos seis condenaos de la sentencia reciente, y otros cabezaleros sindicales qu’a usté-y vendrán a la memoria ensin esfuerzu, los camareros que-yos sirven la bandexa de plata. En solidariu beneficiu de los que los sucedan y, por qué non, d’unos innegables intereses de clase, Fernández Lanero y los que, como él, ostenten agora sigles sindicales acertaben más, pamidea, dándo-yos el finiquito y, si te vi, nun m’acuerdo.

(Bueno… ¡El finiquito! ¡Qué bobada!)

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats