Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jonathan Mallada Álvarez

Crítica / Música

Jonathan Mallada Álvarez

Vivat academia

La cita navideña de la orquesta y el coro universitarios

En Oviedo siempre hay ganas de música, y más en Navidad. Buena prueba de ello fueron las largas colas que se formaron para asistir el tradicional concierto navideño de la orquesta y coro universitarios en la Catedral. No sólo debemos valorar la organización de estas iniciativas, sino también el compromiso y el esfuerzo de los estudiantes para que estos conciertos lleguen a buen puerto.

La orquesta, con Pedro Ordieres al frente, estuvo, en todo momento, equilibrada y con un sonido atractivo, pese a la acústica del milenario templo ovetense, en los dos movimientos de la Sinfonía número 4 en Re menor de Schumann. Los jóvenes músicos desplegaron cierto dramatismo en el primero de ellos, “Ziemlich langsam”, mientras que, en el segundo, hicieron gala de una sonoridad muy cuidada y una articulación especialmente ajustada.

Pero si la orquesta obtuvo unos resultados artísticos notables, el coro no le fue a la zaga. Bajo la experimentada batuta de Joaquín Valdeón, las voces universitarias demostraron, a cappella, todo su poderío en las complejas armonías del “Himno de Cherubines” de Chaikovski. Pero donde se exhibieron fue en el “Dona nobis pacem” de Peteris Vasks, una obra compleja para la que contaron con el acompañamiento al órgano de Guillermo Martínez. Exigidos en algunos pasajes extenuantes vocalmente, la brillantez de las sopranos y el vigor de los bajos contrarrestaron la potencia del órgano y suplieron la dificultad en la proyección que provoca el uso de las mascarillas.

Las dos formaciones se unieron musicalmente para interpretar el villancico navideño compuesto por Gabriel Ordás, “Hoy ya no llueve”, una pieza ideal para clausurar la velada musical gracias a la belleza y el lirismo que encierra y que supieron explotar, acertadamente, tanto la orquesta, con una cuerda homogénea y una aseada emisión, como el coro, bien empastado y con un volumen adecuado.

Compartir el artículo

stats