Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

De los males, el menor

La vuelta a la fociquera obligatoria

Pues sí: dalgo de verdá hai neso de que la vida repítese, y repítese, y acaba poniéndonos nel sitiu de los nuestros mayores…

Cuando ún yera profe novatu, allá pelos años ochenta y tantos del sieglu pasáu, coincidió, nun institutu carbayón, con un veteranu señardosu del “Régimen”. Hai… o había daquella un ciertu modelu de carca escépticu, fatalista, ocurrente y, por qué non, simpáticu. Esti al que faigo referencia comentaba’l felipismu imperante poco, porque se sabía en territoriu enemigu na sala de profesores, pero, cuando lo facía, tiraba de sorna. En cierta manera, fue un profeta del desengañu. Y llegó aquella güelga histórica de la enseñanza, la del añu 88, cuando los docentes tuviemos alredor d’un mes ensin entrar nes aules reclamándo-y más sueldu al ministru d’Educación, José María Maravall. Esti carca del que toi falando esprecetábase, atrapáu nun dilema irresoluble:

—Y yo, ¿qué hago ahora? Si me pongo en huelga, estoy siguiendo la consigna de los sindicatos rojos. Y, si no me pongo, voy con el Gobierno socialista. ¿Qué coño hago yo ahora?

Tres décades y media depués, otru Gobiernu socialista mándanos a los ciudadanos que volvamos a tapar el focicu p’andar pela calle y, a esti que firma, tal mandatu, más que discutíu por xente que paez qu’algo sabe del asuntu del virus, abúlta-y una fatada, una sobreactuación impuesta pol mieu a la galería, al deu ciudadán y colectivu que te puede señalar como gobernante apáticu, descuidáu, en contraste con tal otru de Francia, Italia o Portugal que prohíbe y dicta más y meyor. Y lo que la cabeza-y pide a ún ye la rebeldía, salir a pasear a cara descubierta. Pero mires los medios de comunicación y alcuéntreste colos abanderaos rojigualdos y monosilábicos que dicen otro tanto de lo que tu pienses, que se declaren insurrectos en materia de fociquera y nun la piensen poner. Y ún vese, xusto, nel mesmu dilema d’aquel vieyu colega y cola mesma veteranía qu’él tenía d’aquella.

—Y yo, ¿qué faigo agora? Si pongo la fociquera, toi siguiendo la consigna d’un Gobiernu histriónicu. Y, si nun la pongo, voi cola carcundia populacherista. ¿Qué coime faigo yo agora?

Al final, aquel vieyu carca fue a la güelga, porque, puestes les dos coses na balanza, estropiába-y más el fégadu que naide lu fuere a confundir con un socialista. Y esti vieyu progre, por un prexuiciu similar por más qu’ideolóxicamente opuestu, va salir a la calle col focicu tapáu. De los males, el menor.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats