Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Un miagar pesáu

Cansanciu poles quexes d’una parte del sector hosteleru

Ún (pero, ¿qué sabrá ún?) nun tien claro que-yos convenga, a los empresarios de la restauración, que cumplen la dignísima función d’alimentar la sociedá, participar de la mesma sigla (Otea, nel casu d’Asturies) que los que sirven copes a les nueches, que, como poco, podemos decir que nun son sector estratéxicu. Si vio usté, na prensa on-line, les más recientes actuaciones y quexes del ramu de la fiesta y consultó les opiniones aneses de los lectores, comprobaría la escepcional unanimidá xenerada: la xente cansó ya d’esi miagar constante y pesáu. El Bacardí con Coca-Cola (toi desfasáu, asúmolo) nunca fue nin ye, por suerte, el pilar qu’aguanta pola economía asturiana. Y más fiesta n’interiores equival a más hores de trabayu pa los sanitarios: esta igualdá ya nun se discute. Usté dirá qué valora más: el descansu de los de la bata verde o los ingresos de los bares de copes.

L’últimu día de 2021, esti diariu publicaba una entrevista a un hosteleru xixonés que llamentaba’l cierre d’eso que llamen, inapropiadamente, “ociu nocturnu” (¿cuántes maneres nun habrá de gastar ociosamente la nueche ensin una barra delantre?). L’home enredábase nun marabayu de razonamientos deportivo-científico-políticos difícil de desenguedeyar. Preguntáben-y si se pegaba’l covid na hostelería y argumentaba que tamién nes escueles. ¿Quién-y esplica a esti peisanu qu’una escuela y un bar cumplen funciones de mui distintos interés y rendimientu pa la sociedá?

Na seción d’Uviéu, veíemos una semeya de la cola entamada por un grupu hosteleru carbayón, alredor de la Xunta Xeneral, pa devolver l’importe d’entraes vendíes pa fiestes de fin d’añu. Más de mil adolescentes, de vacaciones escolares, esperaron, mansos, pa recuperar unes perres que-yos teníen que tornar, piensa ún, nos mesmos locales onde les pagaron o polos mesmos procedimientos, si fueron telemáticos. Los hosteleros (¡qué poco me gusta aplicar esta palabra de manera xenérica!) abusaron indignamente, tal como lo entiende ún, de la folganza vacacional y del gregarismu de los chavales pa manipulalos y convertilos en tropa inconsciente al so serviciu frente a la clase política, que tan enfadaos los tien. Prohibíes les fiestes de fin d’añu, si sigue medrando l’andancia, “¿a quién van a echar la culpa ahora?”, entrugábase ún de los empresarios.

–¿Y a ti qué más te da? ¿O queríesla entera pa ti? ¿Cuántes perres compensen por esa culpa?

Y escandalizábase, el mesmu entamador, cola posibilidá de que los sancionaren por armar aquel xaréu na calle: “Era lo que nos quedaba, que nos multaran.”

–Pues claro que sí. ¿Puede un empresariu usar la vía pública como oficina privada? Nel rexistru de la Seguridá Social, ¿figurará como sede del negociu la cera de los impares de la calle Fruela d’Uviéu?

En fin: ún nun se quier entrugar, tampoco, poles razones últimes del drama. A una sociedá que, cada siete díes, si nun ye más a menudo, sal de casa a correla, dícen-y que la última d’esti añu nun va poder ser y, polo visto, acábase’l mundu. Algo hai ehí de yonquis. Pero nun va ser ún el que tire la primer piedra, que sabe lo que se sufre ensin esi cachinín de chocolate negro pa rematar la comida.

¡Ánimu, que 2022 va venir meyor!

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats