Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Los estados del agua

Es en los bordes de las cosas donde se deja ver un poco lo-que-hay, que es imposible saber si de veras es bello o solo un señuelo para que nos fijemos. En el caso del agua, ofrece algunas visiones justo en el borde del hielo y el estado líquido. Cuando un regato empieza a deshelarse lo hace por su fondo y el chorrito de agua corriendo entre burbujas bajo el cristal semeja un desfile de minúsculos seres camino de la vida al aire. También los charcos helados en los caminos ofrecen bellos juegos de contraste al subir algo el termómetro: el del agua terrosa con el agua clara, el del hielo más opaco de los bordes con el transparente del centro y el de los concéntricos círculos irregulares formateados en el hielo entre bordes y centro, semejando los de una sección de tronco de árbol. Esos magníficos espectáculos del agua solo se muestran al que quiere verlos, pero así ocurre con cualquier religión.

Compartir el artículo

stats