Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis M Alonso

Sol y sombra

Luis M. Alonso

La línea divisoria

Sánchez ha distanciado tanto al PSOE de la socialdemocracia que los socialdemócratas europeos ya no figuran en el tablero de alianzas que persigue. Pero esta no es la única razón, ni siquiera la principal, fundamentalmente existen criterios en cuanto al gasto y la fiscalidad dentro de los países de la UE que impiden las alianzas de antaño. Sholz, por ejemplo, que ha mostrado sus diferencias con respecto a Sánchez, está más cerca en cómo se deben gestionar los fondos europeos de la oposición de centro-derecha de Alemania que de los socialistas de los países del sur.

El pragmatismo se impone en una visión de la política que separa a las economías del ahorro y el esfuerzo de las del despilfarro, una idea que subyace en el rechazo que las democracias más prósperas de la UE sienten por la manera de desenvolverse de sus vecinos mediterráneos. El pacto de estabilidad y la responsabilidad fiscal marcan una línea divisoria que no entiende de afinidades ideológicas, en el caso de que la ideología tuviera algo que ver, más allá del clientelismo partidista, con la gestión de los recursos que Bruselas ha puesto en manos de los socios europeos.

Mientras que el canciller Sholz congela la tradicional sintonía entre socialistas alemanes y españoles, el Partido Popular está dispuesto a hacer del reparto de los fondos para la reconstrucción europea su caballo de batalla. Sabe que la economía es la que tumba gobiernos y ha desafiado a los veintidós ministros del Ejecutivo a explicar la gestión de las ayudas, convirtiéndose en un apéndice fiscalizador de Bruselas.

En Europa, mientras tanto, da igual que se trate de socialdemócratas de los países del norte que de centristras o liberales, existen sospechas fundadas sobre la incapacidad del Gobierno español para ejercer un control efectivo sobre la deuda, el instrumento que ha posibilitado el reparto de los fondos comunitarios. La inquietud se acentúa por el frágil equilibrio y las concesiones en el gasto a los poco deseables socios de legislatura.

Compartir el artículo

stats