Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En corto y por derecho

Arturo Román

Alemania se apunta al Camino Primitivo

El Camino Primitivo gana tirón fuera de las fronteras nacionales. Y sus ecos han llegado con fuerza a Alemania gracias a la inteligente labor de la Universidad de Oviedo y la Fundación Valdés Salas, las memorias del germano Herbert Simon y el afán por recuperarlas de su hija Lioba, que es, a su vez, profesora titular de Filología Inglesa en la Universidad de Oviedo, lo que cierra un círculo casi perfecto para promocionar la ruta jacobea de Oviedo a Santiago, algo en lo que también está volcado este diario.

Empecemos por orden cronológico. Herbert Simon, profesor alemán, fue un pionero al recorrer en 1980 la senda primitiva e impulsarla por Europa. De ello dejó detallada cuenta en un diario. Ya más recientemente, su hija Lioba se esforzó por recuperar esas memorias jacobeas. Y, finalmente, la Universidad de Oviedo y la Fundación Valdés-Salas premiaron a Herbert Simon a título póstumo por sus escritos sobre el Camino Santiago. El galardón “Alfonso II. Los diarios del Camino de Santiago” que se llevó Simon ha terminado por aumentar la difusión de su experiencia y, por ende, de la belleza de la ruta primitiva de Oviedo a Santiago.

Prueba de ello es el generoso espacio que recibió todo este asunto en la publicación alemana “Die Kalebasse” (“La calabaza”), una revista importante en el mundo jacobeo ligado a Alemania. El número de este mes de enero dedica una amplia reseña a las memorias del profesor germano bajo el título de “Diario del Camino Primitivo (1980) del pionero peregrino renano Herbert Simon (1921 – 2003)”. A ello hay que sumar otra pieza referida al premio “Alfonso II. Los diarios del Camino de Santiago” que se llevó Herbert Simon a título póstumo. Esta nota en la revista “Die Kalebasse” explica en qué consiste la iniciativa y convocatoria de este galardón y hace mención a sus bases, difundiéndolo así entre nuevos posibles participantes que escriban sus propios diarios del Camino de Santiago.

Se completa de esta forma una promoción importante en un país emisor de peregrinos como es Alemania. Todo gracias a unos premios más que oportunos y, por supuesto, a lo que dejó escrito aquel pionero germano del Camino Primitivo que dejó huella en Asturias.

Compartir el artículo

stats