Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Almudena Cueto

Almudena Cueto

Responsable de UPTA-Asturias

El momento del cambio

La reforma que vincula las cotizaciones a las ganancias de los autónomos

Es un goteo constante. Un día sí y otro también vemos locales que se quedan vacíos en nuestras calles. Un día sí y otro también descolgamos el teléfono en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos a personas que ya no pueden sostener más sus negocios, a personas que no obtienen rendimientos suficientes para mantenerse de alta en el régimen de autónomos (RETA), que, salvo emprendedores que pueden disfrutar de una tarifa plana de 60 euros, tiene una cuota mínima mensual de casi 294 euros. Una cuota que es un lastre para miles de autónomos en nuestro país, pero que es una ganga para otros muchos que la eligen, aunque sus ganancias sean muy superiores a los 960 euros de la base por la que cotizan.

Desde UPTA venimos reclamando desde antes de la pandemia la necesidad de modernizar el RETA bajo los principios de sostenibilidad y justicia social. Sostenibilidad porque es necesario garantizar la fortaleza del sistema público de pensiones y de Seguridad Social para dar respuesta a nuestro futuro y al complejo presente que nos ha tocado vivir, y justo porque es lógico que contribuyan más quienes más tienen y se salvaguarde a los más débiles.

El Gobierno de España ha puesto sobre la mesa una propuesta para ligar la cotización de los autónomos a la Seguridad Social con los rendimientos netos del trabajo y automáticamente han saltado las alarmas, encendidas desde posiciones partidistas y negacionistas que no aportan soluciones viables para los enormes retos del colectivo autónomo de este país.

En UPTA cogemos el guante. Acudimos a esta negociación, no para hacer favores, sino para cerrar propuestas que mejoren al conjunto de nuestro colectivo, porque nos preocupa que el sistema esté enviando al ostracismo a quienes tienen dificultades para mantenerse en él, porque nos preocupa que nuestra jubilación pueda estar en peligro, porque nos ocupa disminuir la economía sumergida, porque no nos gusta que se estén destinando recursos públicos a tarifas planas que sabemos que no ofrecen retorno y propician el aumento de falsos autónomos, en definitiva porque defendemos nuestros derechos y aceptamos nuestras obligaciones.

Por eso apoyamos que el sistema de cotización de autónomos se articule en base a los rendimientos del trabajo y no a la voluntad individual de las personas. Defendemos que todas las personas que tengan rendimientos netos inferiores a 5.400 euros/año, coticen 135 euros al mes, frente a los casi 300 actuales. Defendemos tramos que se correspondan con las ganancias, no con los ingresos. No queremos que compute toda la facturación, eso sería impensable, tampoco lo quiere el Gobierno. Sabemos que con esta propuesta más de 1,4 millones de autónomos pagarían menos que están pagando ahora y estarían más protegidos. Un 40% de asturianos podría ver bajar su cuota de autónomos.

Hablamos de modernidad, justicia, seguridad, sostenibilidad y eficiencia para el RETA, y la actual negociación abierta por el Gobierno es una oportunidad para avanzar. Quedan otros muchos temas que abordar, como la discriminación fiscal de autónomos respecto a empresas, la oferta pública formativa a la que aportan pero apenas reciben o la digitalización. En definitiva, dignificación para los autónomos y autónomas de este país; ni más, ni menos.

Compartir el artículo

stats