Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Mujeres de armas tomar

A las mujeres hay que dejarlas volar. Desde niñas, es preciso promover que extiendan las alas, sin lastre alguno que impida su despegue, la libertad de buscar las corrientes buenas que conduzcan su vuelo al paraíso que ellas mismas decidan, nunca nadie por ellas. Como la asturiana Gloria Cuesta, nacida en 1911, que no conforme con la conquista de sus derechos a ras de suelo, se empeñó en domeñar las alturas, pionera de la aviación civil en España.

Consiguió el título de piloto –fue la primera mujer casada en alcanzar ese hito– a los 22 años. Su marido era capitán del Arma de Aviación. A los mandos de un De Havilland obtuvo esta mujer nativa de La Felguera el reconocimiento oficial. Fue su instructor un piloto ovetense, Arturo Álvarez-Buylla, aviador de combate en la guerra del Rif, donde fue condecorado con la Cruz al Mérito Militar de primera clase en mérito a su valor y destreza.

En tiempos convulsos como los que nos ocupan merece la pena hacer memoria también de Marica Andallón, heroína de la Guerra de la Independencia en Asturias. Junto con diputados de la Junta General, clérigos de la Catedral, obreros de la Fábrica de Armas, estudiantes de la Universidad y el alcalde de Oviedo intentó impedir la publicación del bando que contenía la orden del 2 de mayo de 1808 en el que los franceses dictaban severas medidas contra posibles amotinamientos de la población española

Después de tomar parte en el levantamiento contra el invasor napoleónico, esta mujer comprometida con su tiempo, cuyo nombre completo era María Josefa Francisca González y Suárez, nacida en 1764, contribuyó a evitar el fusilamiento en el Campo de San Francisco de varios significados afrancesados de Oviedo y organizó un cuerpo sanitario que prestó auxilio a los heridos de ambos bandos, en hospitales de campaña. Mujeres de paz en tiempos de guerra son mujeres de armas tomar. Al mundo le iría mejor si el poder estuviera en manos de ellas. Pongan una al frente de Rusia y se acaba la invasión de Ucrania.

Compartir el artículo

stats