Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Sin filosofía

¿Mengua la filosofía en la enseñanza? Puede que no, pero el problema no está ya ahí, sino en que la mayoría de los filósofos ha ido abandonando el barco, retirándose poco a poco de nuestra vida. Con honrosas excepciones, hace ya mucho que se aplican sobre todo a enredarse en su bucle académico, batallando solo en categorías abstrusas y dejando el mundo, salvo para tratar de darnos algunas lecciones de moral casi doméstica y adornar de cierto empaque lo políticamente correcto. No tienen en cambio voz audible en las grandes cuestiones en verdad existenciales de nuestro tiempo, como el cambio climático, los modelos de sobrevivencia ante los virus, la posesión de las mentes por la tecnología o las nuevas formas de las guerras y el miedo, o sea, los cuatro jinetes del Apocalipsis hoy. De este modo los planes de estudio serán solo una preparación de la mente, sin continuidad en la vida real.

Compartir el artículo

stats