Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Peleas de gallos

Si acudimos a los estadios de fútbol a soltar en comandilla al orangután que llevamos dentro es porque aún queda en nosotros rastro del origen tribal. Asiste la razón el filósofo Infante cuando, en estas mismas páginas, reflexionaba el lunes sobre la función social del balompié como agente civilizador de nuestras pulsiones agresivas. Resulta evidente que el deporte ayuda a redirigir impulsos destructivos hacia formas de confrontación menos violentas.

Ocurre que se han esmerado tanto las autoridades en separar a las aficiones y enjaularlas para evitar batallas campales en la grada y fuera del estadio que se les ha olvidado distribuir con el reglamento normas esenciales de urbanidad a los futbolistas, niños grandes y en ocasiones inmaduros de genrosa soldada que han encallado en la edad infantil.

Cada vez son menos frecuentes los incidentes en el cemento y más habituales las reyertas en la pradera. Lo comprobamos el pasado sábado en El Molinón y días atrás en la eliminatoria de Liga de Campeones que enfrentó al Atlético de Madrid con el Manchester City de Guardiola, ese prestigioso técnico que hasta cuando halaga insulta, en certera reflexión de Simeone, y al que el añorado maestro Puente definía con una frase lapidaria: “el que mea colonia”.

Convendría rebajar la escalada de la tensión futbolística al modo de la Edad Media, cuando las cuitas entre ejércitos se dirimían por medio de trovadores que se batían de palabra, mediante versos satíricos improvisados. Elijan Oviedo y Sporting para el próximo derbi -si lo hubiera- al mejor verbo florido de su once, y como en las peleas de gallos entre raperos, decidan el resultado por la calidad del filo de los dardos verbales, no por la dudosa eficacia de las patadas y los empujones. Eso o meter en plantilla a psicólogos que atiendan las deficiencias emocionales de unos tipos que se niegan a crecer, como el imberbe Oskar del “Tambor de hojalata”.

Compartir el artículo

stats