Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vicente Montes

A la casilla de salida

Hace justo un año, en la celebración del Día de les Lletres de 2021, el diputado forista Adrián Pumares publicaba en LA NUEVA ESPAÑA un artículo que marcaría el rumbo político de los meses posteriores. Se titulaba “Patrimonio llingüísticu y económicu” y su reflexión principal sostenía que suponía “un suicidio” contraponer la defensa de la Llingua con argumentos económicos. El artículo suponía de facto el anuncio de que Foro Asturias estaba dispuesto a votar la cooficialidad del asturiano, algo que se rumiaba meses atrás en los pasillos del parlamento. El espíritu entonces en el asturianismo era el del convencimiento de que la oficialidad estaba próxima.

Meses después, el Presidente Adrián Barbón abría el melón de la reforma del Estatuto pasando por la oficialidad de la Llingua y el Eo-Naviego. Parecía que había la mayoría necesaria. Pero contra lo que Pumares proclamaba en aquel artículo, se metió la economía por medio. En parte por él mismo, que vinculó la oficialidad a una rebaja de impuestos que los sectores asturianistas llegaron a aceptar como vía para lograr sus fines. Aquello espantó a parte de la izquierda, espoleó a la derecha y al final aquella posible mayoría necesaria terminó enfangada en el debate para arrojarse las culpas unos a otros. Un año después, el asturiano está en la casilla de salida, pero ya apuntó el Presidente Barbón que con el actual panorama de crisis lo primero será la economía. Los partidarios de la oficialidad tendrán que contar escaños con los dedos la próxima legislatura.

Compartir el artículo

stats