Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. M. Martín

Gotas de Chanel

J. M. Martín

Va por ti, Raffaella

Vimos a Raffaella Carrà dando los resultados del jurado de Italia pero nunca llegó a participar en el concurso. Sin embargo, el alma de este mito de la cultura pop italiana de finales del siglo XX parece relacionarse con la esencia y el espíritu festivo del certamen.

Raffaella fue la diva de divas, la banda sonora de tantas bodas, bautizos y comuniones; reina de fiestas y borracheras; señora del petardeo; dominatrix del cachondeo y musa e inspiración de tantísimos transformistas.

Esta iba a ser su noche, la de la gran final de Eurovisión, pero no pudo ser. Una enfermedad se la llevó el pasado julio e imposibilitó el deseo de la RAI de que ella condujese la gala como la gran dama de la ceremonia.

Llegó el día. El cóctel de la gran final ya está preparado, enfriándose y listo para ser servido esta noche. Una mezcla explosiva de sabores bien distintos: un poso británico y nórdico, que contrasta con los toques de melancolía italiana o la saudade portuguesa. Añadimos aromas del este, sabor latino y lo aderezamos (como no) con jugo de mango y gotas de Chanel. A Raffaella le hubiese gustado, pero lo beberemos sin ella. Eso sí, brindaremos a su salud. Suerte a Chanel y que gane quien tenga que ser.

Compartir el artículo

stats